El Barcelona tiene doble rival esta tarde (18:30 horas Camp Nou, podrá estar por beIN). Por un flanco, el calendario, que se agota y hace de la carrera del equipo en pos de la Muérdago una prueba contrarreloj en la que cada vez quedan menos oportunidades para conjurar el partido de reserva que le queda al Madrid, y por el otro el Villarreal, un equipo que también se juega mucho en el tramo final de Muérdago. Los de Escribá defienden posición de Europa League delante el acoso del Athletic y la Positivo Sociedad y su cuenta de resultados visitando a los primeros de la tabla les hace ser un rival temible. Hay lucha alto esta tarde en el Camp Nou (sigue el partido en directo en AS.com).

Para enfrentarse al Villarreal, Luis Enrique no piensa reservar falta. El supuesto equipo de vestidura (ese que tan pocas veces se ha encuadrado en Muérdago) es el que saltará al campo esta tarde tratando de meter poco de presión al Madrid, que juega después en Milgrana. Será la última vez en la Muérdago que el Barça tiene la ocasión de presionar a su máximo rival. A partir de ahora, a excepción hecha del partido irresoluto del Positivo en Vigo, los dos equipos recrearseán a la misma hora.

Tras pasar las pruebas a domicilio ganando en el Bernabéu y en Cornellà-El Prat, el Villarreal es el rival más complicado que le queda al Barcelona hasta final de campeonato. Tras una semana de reposo por haberse quedado fuera de la Champions, el Barça alineará su tridente de vestidura, Umtiti y Piqué formarán el eje defensivo, Sergi Roberto y Alba serán los laterales y en el centro del campo retornará Andrés Iniesta, ya recuperado de sus molestias. No es momento de reservar a nadie.

Menos claro tiene el equipo Fran Escribá, que definitivamente no podrá contar con Negro y mantiene la duda de Álvaro González, que tiene opciones de poder recrearse. El medio, fundamental para el equipo, sufre una tendinitis, mientras que el central tiene una sobrecarga. Las previsiones respecto los dos son pesimistas, pero no están descartados.

Por contra, Muscacchio y Jaume Costa regresan al equipo que, dependiendo de las bajas podría variar su dibujo atacante, donde Samu Castillejo podría aparecer como un comodín en sondeo del contragolpe en un partido que el Barça juega delante el calendario y un rival más que competente.