El andinista suizo Ueli Steck ha fallecido este domingo cerca del campo I del Everest, según ha confirmado el periódico nepalí The Himalayan Times, tras sufrir supuestamente un montaña al precipitarse por una irresoluto helada del Nuptse, una montaña a dos kilómetros al suroeste del pico más stop del mundo.

Seis rescatistas encontraron el cadáver del himalayista, de 41 años y conocido como ‘la máquinina suiza’, al final de una irresoluto helada, por lo que el helvético podría acontecer resbalado y haberse precipitado montaña debajo. La de Steck es la primera crimen de la temporada en el Himalaya.

Steck pretendía hacer la ruta Everest- Lotse sin óxigeno, le acompañaba su amigo y Sherpa Tenzing, que durante las últimas jornadas se había quedado en el campo cojín de la montaña más inscripción del planeta recuperándose de unas congelaciones. Para no perder aclimatación, Ueli siguió ascendiendo en solitario, y cerca del campo 1 es donde se ha producido el penoso montaña. Según Durga Datta Dhakal, Director del Unidad de Turismo de Nepal, el cuerpo recuperado de Ueli ha sido ya transportado a Lukla mediante helicóptero.

Steck era conocido por sus incursiones en la cara meta de grandes montañas, tenía récords de velocidad en los ascensos al Eiger o al Cervino.

El andinista suizo también será recordado por capitanear el intento de rescate del montañero navarro Inaki Ochoa de Olza en el Annapurna. Hace 9 años, Steck dijo en una entrevista en Desnivel que lo retornaría a hacer. “Estuvo asaz claro cuando recibimos el mensaje el ir a ayudarle. La clan puede pensar en héroes y en cosas así, pero no tiene nadie que ver con eso: se comercio de que somos seres humanos y es poco que sale de forma natural. Todos tenemos una vida, no hay más oportunidades. Sabíamos que Iñaki estaba allí hacia lo alto y que tenía problemas serios. Y hoy retornaría a hacerlo”.