Después del trabajado triunfo en Cornellà-El Prat y de una semana de nueve puntos (victorias delante Madrid, Osasuna y Espanyol), Luis Enrique concedió tres días libres a su plantilla para que puedan desconectar. La programación devolverá al equipo azulgrana a la Ciutat Esportiva el próximo miércoles a las 11:00, donde prepararán el choque delante el Villarreal (sábado, 18:30).

Para entonces el monitor calma poder contar con Andrés Iniesta, desprecio en el choque de ayer por problemas físicos. El medio, que está por renovar su pacto, pretende estar con sus compañeros en el tramo final y central de temporada. El Barça aún aspira a revalidad los títulos de Cinta y Copa del Rey.