El Atlético de Madrid tiene un problema en el anexo derecho y por ende un problema en una línea defensiva, una de las principales fortalezas del equipo rojiblanco. La plantilla de Simeone comenzó la temporada con siete zagueros, doblando en todos los puestos a excepción de en el anexo izquierdo, donde Theo Hernández salía cedido al Alavés y el técnico argentino contaba con la polivalencia de su hermano Lucas para poder retozar en el costado.

Para el costado derecho tendrían que competir por el puesto de titular Juanfran y Vrsaljko. El croata se estaba ganando minutos con sus buenas actuaciones, pero en el primer minuto del partido contra el Sevilla sufrió una rotura parcial del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. Por su parte Juanfran se lesionó contra el Leicester en el partido de envés de cuartos de final de Champions al sufrir una contractura en el cuádriceps. Giménez fue la solución que encontró Simeone para esa partida, pero el uruguayo no podrá estar contra el Existente Madrid en el Santiago Bernabéu por una lesión muscular de grado II del adductor mayor del muslo izquierdo“. El Atlético se encuentra sin anexo derecho y el técnico tiene seis opciones para cubrir ese puesto:

Colocar a Savic. El montenegrino parece una opción lógica en el anexo después de activo jugado en ese puesto con la selección de Montenegro. Simeone cuenta con cuatro defensas sanos para el partido, el montenegrino, Godín, Lucas y Filipe y esa podría ser la defensa elegida. El problema partiría por romper el centro de la trasera Godín-Savic, reflexivo durante toda la temporada, y la duda en la capacidad del componente de Montenegro para poder detener a los veloces jugadores del Existente Madrid como Cristiano, Marcelo o Asensio con mucho espacio a la espalda. Los minutos que pasó contra el Leicester en el costado fueron de mucho sufrimiento y siquiera se le vio capacitado para aportar en ataque. 

Lucas, a pierna cambiada. Simeone cuenta con el francés como alternativa y su polivalencia ya ha sido probada en varias ocasiones. La posibilidad de cambiar a un anexo de partida ya ha sido utilizada por el argentino en el caso de Jesús Gámez, habitual en el costado izquierdo siendo diestro. Ya se vio a un siniestro en la derecha hace años con Antonio López, que jugaba en ese puesto dejando en la izquierda a Pernía y por ejemplo en el caso del Existente Madrid ha colocado a Danilo o Nacho a pie cambiado. Las dudas parten por la dificultad habitual de un siniestro para retozar con una salida con destino a la derecha, ya que incluso desplaza a Godín de central izquierdo a derecho cuando juegan juntos o la inexperiencia de Lucas en ese puesto. 

Forzar a Vrsaljko. La lesión sufrida por el croata se produjo el pasado 19 de marzo y el tiempo de víctima estimado pasaba por un mes. El duelo del martes se producirá 44 días después de su problema físico, aunque todavía no ha entrenado con el congregación. La posibilidad de apurar tiempos con Vrsaljko y poder contar con un anexo puro pasa por que realice un entrenamiento al ritmo de sus compañeros el lunes, día previo al partido. Los riesgos de una posible recaída, con el retentiva de Diego Costa forzando en la final de la Champions y cayendo herido a los 8 minutos, el poco ritmo del componente tras un mes y medio inactivo y la delicadeza de la zona afectada dificultan esta opción. 

Situar a un medio. Simeone señaló tras la lesión de Juanfran en rueda de prensa que Koke era una opción para el anexo. El español jugó ahí con la Selección y podría ser una opción al estilo de Sergi Roberto en el Barcelona. Los inconvenientes pasan por perder a un componente esencial en el centro del campo y compendiar su aportación tanto en la creación de gozne como a la hora de cubrir campo. También existe la posibilidad de Thomas, después de que el ghanés fuese el estimado tras la lesión de Giménez y respondiese marcando un gol y participando en el de Torres. La gran capacidad física del medio y su poderío posibilita que pueda cubrir el carril en ataque y en defensa, pero descuido por conocer su sagacidad al ser atacado de forma exterior. Contra Las Palmas vivió unos minutos plácidos después de la expulsión de Boateng y de que Jesé se desplazase al centro del ataque. Incluso Saúl entraría en la candidatura para retozar en el anexo después de acomodarse todas las posiciones del centro del campo, el centro de la defensa y hasta el anexo izquierdo. 

Cambiar la formación. Desde la segunda temporada de Simeone en el club, coincidente con la explosión goleadora de Diego Costa en su regreso al equipo, el Atlético se ha caracterizado por un 4-4-2. La línea defensiva de cuatro zagueros ha sido inamovible, pero en presencia de la cantidad de bajas en esa zona podría contemplarse la posibilidad de colocar a tres defensas centrales y dos carrileros con menos responsabilidad defensiva. Así, Filipe podría acomodarse el carril izquierdo, Lucas, Godín y Savic el centro de la defensa y agenciárselas un carrilero derecho que tuviese más ayudas constantes. 

Despabilarse en el filial. Una opción que no parece contemplada por el cuerpo técnico, pero que acontecería por alinear a un anexo derecho del Atlético B. Una responsabilidad enorme que no parece que Simeone vaya a responsabilizarse, aunque sí que lo hizo en su día con Lucas situándole en el anexo izquierdo contra el Existente Madrid en Copa del Rey y que le salió a la perfección. Alberto Rodríguez Tachi fue convocado con el primer equipo para el partido contra Las Palmas y podría repetir en la letanía para medirse al Existente Madrid. La temporada pasada fue Nacho Monsalve, ahora en el Deportivo, el componente del B estimado para estrenarse en Jarretera contra el Betis por las ausencias de jugadores en el centro de la defensa.