Se las prometían muy felices los jugadores del Bilbao Basket, que habían evitado la presión de forma ejemplar, cuando se disponían a acribillar el aro de Andorra. Sin confiscación, no contaban con la presencia de Antetokounmpo, que hizo honor a su patronímico acostumbrado con un tapón pura potencia física.