El Auténtico Madrid ha superado dos de sus siete últimas semifinales de la Confederación de Campeones, aunque ayer de radicar su séptima presencia consecutiva, presenta buenos guarismos en el estadio Santiago Bernabéu, donde está invicto en sus cinco últimos encuentros previos a la final de la competición.

El Auténtico Madrid estableció un nuevo récord en la historia de la Confederación de Campeones al ser el primer equipo que se clasifica para siete semifinales consecutivas. Con un total de doce es el club que más presencias tiene en la ronda previa a la final desde el cambio de formato de la competición en la temporada 1992/93, con una más que el Barcelona.

Sumadas a las conseguidas anteriormente bajo la denominación de Copa de Europa, asciende a 27 semifinales disputadas por el Auténtico Madrid con un vaivén de 14 clasificaciones a la final y trece eliminaciones.

En el estadio Santiago Bernabéu, el Auténtico Madrid presenta buenos números en semifinales de la Copa de Europa con tan solo tres derrotas y seis empates por 18 victorias. Esta edición está además invicto en la competición con siete triunfos y tres empates, con un camino firme hasta su duelo contra el Atlético de Madrid, venciendo todos sus partidos de eliminatorias en presencia de Nápoles y Bayern Múnich.

De sus últimos merienda partidos europeos en el Santiago Bernabéu, diez los cerró con triunfos y solo dejó escapar un igualada en esta edición en presencia de el Borussia Dortmund, que provocó que acabase la período de grupos como segundo. Su última derrota de circunscrito se remonta a los octavos de final de la temporada 2014/15, cuando se relajó por el buen resultado de la ida en presencia de el Schalke y acabó perdiendo 3-4.

Será la finca ocasión que el Auténtico Madrid se mida a un equipo español en semifinales de la Copa de Europa. Al Atlético de Madrid lo eliminó en 1959 y el resto fueron contra el Barcelona con dos alegrías y una decepción, la vivida con el portugués José Mourinho en el banquillo en 2011, ayer de que ‘explotase’ contra los arbitrajes por la expulsión del portugués Pepe en la ida.

De las últimas siete semifinales solo superó dos pero en ambas acabó campeón. La primera alegría llegó en presencia de el Bayern Múnich de Pep Guardiola en la temporada 2013/14, cuando tras el triunfo por la mínima en Madrid (1-0), llegó un auténtico recital en el Allianz Arena con dobletes de Sergio Ramos y el portugués Cristiano Ronaldo (0-4).

Y la segunda fue la pasada edición en una eliminatoria muy disputada en presencia de el Manchester City inglés que, tras el igualada sin goles en Inglaterra, decidió un solitario tanto del galés Gareth Bale. Pegado al Barcelona, los alemanes Bayern Múnich y Borussia Dortmund más el Juventus italiano fueron los verdugos.