Desde hace tiempo los responsables técnicos del Barcelona saben que deben acrecentar la plantilla para la próxima temporada. La idea es contratar dos laterales jóvenes, uno para cada costado y un medio. Para esta posición hay dudas. Meditan si lanzarse por un perfil polifacético que pueda comportarse tanto por internamente como por fuera o admisiblemente un tipo de deportista que tenga capacidad para la creación o admisiblemente pueda meterse sin miedo a manejar al equipo desde el pivote.

Los nombres están decididos. Para el anexo derecho, Héctor Bellerín (Cúmulo), mientras que Theo Hernández (Atlético de Madrid, aunque juega este curso en el Alavés), tal y como les ha ido explicando AS estas últimas semanas, sería el para el izquierdo. Los jugadores elegidos de entrada para ampliar la nómina de medios son Philip Coutinho (Liverpool) y Entorno Verratti (PSG), descartando, a estas staff de temporada la posibilidad de firmar exclusivamente un pivote defensivo.

Las ideas son muy buenas, aunque el montante de la operación se dispararía, estando la economía del Barcelona harto debilitada. La caja resistente del club ofrecería de entrada 60 millones de euros, de los que 35 fueron destinados el pasado verano para comprar a André Gomes al Valencia. Por lo tanto, la almohadilla de salida serían 25, teniendo que refregar de otros presupuestos y centrándolo todo en hacer una buena operación salida, en la que futbolistas como Arda Turan o Jérémy Mathieu tienen muchos números para estar en ella. De esta forma, por Theo se tendrían que sufragar los 24 millones de su cláusula, mientras que Bellerín estaría valorado en 30 millones. El resto iría destinado para comprar al medio, una plaza muy necesaria y a la vez muy cara.