Dos puntos y 1/10 en tiros de campo fue la tarjeta de Dwyane Wade en el sexto partido ante los Boston Celtics. Números que destacan un horrible día y un momento de forma evidentemente no óptimo (35 años ya), pero que siquiera hacen ecuanimidad a la decimocuarta temporada de Flash en la NBA: 18,3 puntos, 4,5 rebotes, 3,8 asistencias y el sinfín de consejos y lecciones de las que habrán podido cultivarse los más jóvenes Bulls.

Wade salió de Miami el pasado verano después de 13 campañas como bandera de unos Heat con los que se proclamó campeón hasta en tres ocasiones. Y lo hizo para retornar a Chicago, su ciudad, y para formar equipo con un Jimmy Butler que fue secreto en el proceso. Ahora, solo unos meses después, los Bulls han cerrado su temporada y, sin un camino claro por delante (¿seguirá Butler?), el escolta siquiera sabe cuál será su ulterior paso.

Hay muchísimas variables que entran en diversión, sobre todo en este momento de mi carrera. No necesito perseguir un anillo, pero podría hacerlo. Es un suntuosidad poder atreverse lo que quiero hacer“, dijo Wade en su entrevista de final de temporada (vía ESPN).

La efectividad es que el ‘3’ tiene una opción de deportista que le permitiría permanecer en Chicago por 23,8 millones de dólares, una cantidad que, en este momento de su carrera, parece difícil de rehusar. Pero en Illinois no hay un plan claro y Wade tendrá seguro más opciones.

Gar (Forman), Pax (John Paxson) y yo nos sentaremos cuando tengan toda la información necesaria y hayan decidido la dirección de la organización“, añadió el escolta.