Con la depreciación de Iniesta confirmada, no hubo sorpresas en el merienda de Luis Enrique, que salió con su tradicional 4-3-3. El asturiano esperaba un partido áspero y lo fue hasta que se rompió con el 0-2 de Rakitic. Este fue el uno por uno del Barça.

Ter Stegen. Seguro. Tuvo que juguetear mucho con los pies y lo hizo con su muerte fría habitual.

Sergi Roberto. Afectado en los primeros minutos por un choque con Piatti que le dejó maltrecha la rodilla derecha, empezó a entrar en calor pronto. Acabó como interior.

Piqué. Partido brillante. Muy concentrado. Correctamente en el marcaje a Caicedo cuando caía por su zona y también en el corte. Se adornó poco innecesariamente al final pero estaba crecido. Está en forma. El central fue el participante con viejo velocidad punta (33,33 km/h.) en el Bernabéu y lo completó con un partido sin error en el RCD Stadium. Cortó todo de vanguardia internamente del área

Umtiti. Fuera de sitio en la mejor oportunidad del Espanyol en la primera parte cuando Comisión remató fuera, contuvo asaz admisiblemente a Caicedo y se animó a subir el balón. Fue creciendo con el paso del partido.

Jordi Alba. Esta vez estuvo poco menos activo en ataque pero también aportó seguridad. También en buen momento de forma.

Busquets. Muy serio. Acudió a todos sitios, sacó con solvencia el balón e inició triangulaciones. Posiblemente el mejor participante del Barça

Rakitic. Intentó el disparo en los primeros minutos (fuera). Objeto también de alguna entrada dura, dejó una definición magnífica en el 0-2. Golpeo honrado con la izquierda que dejó de una cámara a Diego López.

André Gomes. Buen partido a nivel táctico. Correctamente colocado, cortó y armó alguna transición del Barça en la primera parte. Le sigue faltando un poco de alma.

Messi. Supo quitarse de encima admisiblemente el pegajoso marcaje perico. Buenas recepciones, primeros toques y arrancadas desde la posición de enganche. Brillante conducción en el 0-2 de Rakitic.

Suárez. Marcó cinco partidos después gracias a su voracidad. Leyó de allá un servicio de Comisión porque estaba muy metido en el partido. Un doblete para despejar fantasmas.

Neymar. Le sigue faltando poco de maldad en los últimos metros. Estuvo cerca de marcar en los primeros minutos. Eso sí, siguió dejando un repertorio fantástico de regates y slaloms que desahogan al Barça y le dan mucho. No se metió en líos.

Mascherano. Calentó casi desde el principio del partido por los problemas de Sergi Roberto pero no salió casi hasta el final. Lo hizo metido y cortando varios ataques pericos.