Honor y algunas cositas más en descanso para Betis y Alavés en la tarde de Sevilla (sigue el partido en directo en AS.com), y menos mal que el calor remitió en los últimos días porque este horario, ya casi en mayo, no hay quien se lo entienda a LaLiga. Siquiera habrá requisito de forzar en exceso las máquinas porque a los verdiblancos sólo les queda maquillar su insípido temporada y disfrutar de una Feria, que comenzó ayer, lo más tranquila posible. Pellegrino y su Alavés miran un poco más allá, con la ambición diferida de la final de Copa: el argentino pretende tener para en el interior de unas semanas a su equipo lo más conforme y fino posible.

Tras certificar la permanencia con dos victorias seguidas, el Betis volvió en San Mamés a las andadas de la derrota por mucho en que el oficialismo ambulante se empeñe en platicar de “buenas sensaciones” y por más que, también, aventajar varios de los cuatro partidos que quedan a esta Aleación le dé a Víctor Sánchez del Amo muchas más posibilidades de continuar la campaña que viene. El técnico madrileño salió frente a el Athletic con varios suplentes pero esta tarde apunta a un equipo poco más titular para tener a la afición contenta. Habrá que ver si Rubén Castro, que tiene entre ceja y ceja y a sólo cuatro tantos el récord de goles en Primera de Rincón (78), vuelve a disfrutar de un sitio en el merienda.

Sin Marcos Llorente. Pellegrino rota desde la convocatoria, en la que no incluyó a Femenía, Toquero y el eje de este Alavés, Marcos Llorente. Habrá cambios en casi todas las líneas vitorianas a la calma de que sus suplentes quieran descollar para tener un sitio frente a el Barcelona en uno de los partidos más importantes de la historia babazorra.

En Segunda, el Alavés echó a Velázquez

Malos aunque a posteriori quizá buenos memorias los que trae el Alavés adecuado a su último precedente en Sevilla, un 1-2 el 23 de noviembre de 2014 que significó entonces la destitución de Julio Velázquez como técnico del equipo verdiblanco. Estaba a ocho puntos del encumbramiento directo tras 14 jornadas pero Merino y Mel, sus sucesores, acabaron subiendo al Betis como campeones de Segunda.