Ni habiéndolo soñado, ni por supuesto preparado previamente, se habría incompatible el Iberostar Tenerife con un panorama tan halagüeño para vencer está recién estrenada Baloncesto Champions League. Así, el equipo de Txus Vidorreta juega esta hoy con todo a auxilio, especialmente el calor del Santiago Martín, para ganarle la final al Banvit (19.15 hora insular), que se deshizo del Mónaco en la otra semifinal.

Llega además pletórica la formación insular, que casi nada pasó apuros (directamente, no los tuvo) tras unos primeros minutos, pocos, de incertidumbre en presencia de el Reyer Venezia en la semifinal, donde unos imperiales San Miguel, Grigonis y Doornekamp resultaron fundamentales. Al almohadilla canarista le aplazamiento un apasionante duelo con el estadounidense Jordan Theodore, el mejor del Banvit en la semifinal (21 puntos, 11 asistencias), donde estuvo muy admisiblemente acompañado por Orelik (16 puntos, 5 rebotes).

Si el partido se atasca el Banvit tiene todas las de vencer, así que debe seguir el Iberostar apostando por la circulación rápida del balón y la protección férrea de su aro, claves en su exitoso deambular este curso.

Se aplazamiento de nuevo un gran entorno en “La hamburguesa”, todavía más poblada de seguidores del Iberostar, tras el enorme trabajo llevado a término por la entidad insular para ambientas esta Final Four. El autor psicológico será, luego, fundamental para dirimir el campeón de esta edición inaugural de la BCL.