Una mujer apurada, una pregunta incómoda y un chef audaz: la historia del chivito, el plato ícono de la cocina uruguaya - Titulares y Más
Connect with us

América Latina

Una mujer apurada, una pregunta incómoda y un chef audaz: la historia del chivito, el plato ícono de la cocina uruguaya

Todo comenzó una madrugada de 1946 cuando una clienta preguntó: "Señor, ¿tiene carne de chivo?". Esa noche, Antonio Carbonaro creó sin saber la receta nacional por excelencia. La trayectoria del sandwich, su identificación con el patrimonio de un país y la opinión de las celebridades que lo probaron

Published

on


Una imagen de la época dorada de El Mejillón Bar, la cúspide donde hace 72 años nació el plato emblema de la cocina uruguaya

Hay quienes dicen que fue una cordobesa. Otros hablan de una clienta proveniente del ideal argentino. ¿O era de Mendoza? Algunos hasta sugieren que su acento era más acertadamente chileno. Nunca nadie pudo corroborarlo. Mucho menos alcanzar identificar su paradero ya cuando su pedido se había vuelto historia.

Hay unanimidad en las leyendas: lo que preguntó fue "señor, ¿tiene carne de chivo?". La hija del interlocutor legitimó el relato. Era una alboreo invernal de mediados de julio de 1946. Antonio Carbonaro, dueño del restaurante El Mejillón, vestido de cocinero y con la convicción de un entusiasta le respondió: "No, pero usted no se va sin ser atendida".

Improvisó con un pan roseta, sutilmente tostado y enmantecado, una feta de anca y un churrasco de envés bovino cocinado a la plancha. La mujer quedó fascinada, ampliamente satisfecha -tal vez obnubilada por su apetito-.

Cuando se retiró del lugar y emprendió su regreso a Montevideo, el propietario compartió el suceso con sus empleados: "Muchachos, ¿ven esa puerta? Por allí van a tener lugar multitudes que consumirán nuestro sanguchito, y lo veremos, será el plato peculiar de Punta del Este y por qué no del país".

Tal vez la historia sea mitológica, un poco adulterada y azucarada, pero ilustra el origen novelístico de un plato bisagra de la cocina uruguaya.

Un chivito convencional en una chivitería histórica de la avenida Gorlero, en la península de Punta del Este (Matías Souto)
Un chivito convencional en una chivitería histórica de la avenida Gorlero, en la península de Punta del Este (Matías Souto)

El bocadillo adquirió el nombre en honor a la pregunta de la mujer anónima. El chivito obedece, según la invención de su creador, a "un arbitrio de sencillez acertadamente entendida".

El presagio de Carbonaro fue acertado: rápidamente se convirtió en el sabor de la cocina uruguaya por excelencia, un manjar que era obligación degustar para certificar su paso por la península. El Mejillón vendió a lo largo de décadas mil unidades diarias del plato franquista por excelencia. El restaurante hizo ricos a los comercios que le suministraban carne y panes. Lo consumían turistas, residentes y celebridades.

“Cuando llegaba de un alucinación dilatado, antiguamente de ir a casa pasaba por lo de Carbonaro para enterarme las telediario del pueblo y tomar un chivito”, Carlos Páez Vilaró

La prescripción se constituyó como emblema cultural del país. Están el mate, el tango, el candombe, la murga, Benedetti, el Maracanazo y el chivito.

Su trascendencia es mundial. Presume de una propia catálogo. Chivito, el rey de los sándwiches de carne es un tomo de Alejandro Sequeira y Armando Olveira Ramos. En sus primeras páginas ilustra en formato marquesina, la experiencia de personalidades de éxito internacional: Steve Tyler, Norah Jones, Cantinflas, Joaquín Sabina, Ernesto Che Guevara y el célebre chef estadounidense Anthony Bourdain que lo definió como una mixtura gastronómica entre el Everest y el Titanic.

Antonio Carbonaro con el suéter junto a un mozo cuando su restaurante era el recinto de encuentro de las celebridades. “No hay más secreto: buena carne, bien preparada, con poca sal y poco condimento”, definió su creador
Antonio Carbonaro con el suéter adjunto a un mozo cuando su restaurante era el perímetro de conversación de las celebridades. “No hay más secreto: buena carne, acertadamente preparada, con poca sal y poco condimento”, definió su creador

Para conocer su porvenir, hay que surcar su pasado. Donato Espíritu celeste Carbonaro y Antonio Carbonaro eran hijos de la pareja de italianos Carmelo Carbonaro La Rossa y Herminia La Rosa Ursino. Primero se radicaron en Lanús, luego en Pergamino donde nacieron Donato, su primer hijo, y Ángela, y finalmente se instalaron en Montevideo, donde criaron a otros seis hijos: María Concepción, Inés, Gladys Mabel, Herminia René, Washington y Antonio. Donato se mudó a Punta del Este en 1937 para trabajar en distintos casinos. Se casó con Odila Bartaburu y construyeron en Aidy Grill la primera casa del morería: el doctor Fernando Cairo, historiador y subdirector común de Civilización de la Intendencia de Maldonado, agregó que en su hogar estaba el único teléfono de la zona, el número 761.

“Shivitou. ¡Me encantaría probar un shivitou!”, Steve Tyler

Dos años luego, Donato recibió la encuentro de su hermano Antonio, quien por entonces tenía casi nada 23 años. La aventura la recogió el suplemento lugar Últimas Telediario de la voz del protagonista: "Llegué tarde y a eso de las dos de la mañana tenía mucha deseo, así que invité a mi hermano a tomar en algún superficie que él conociera. Me respondió que teníamos que ir a su casa, cosa a que me resistía para no aturdir a mi cuñada Odila. Insistí y logré que me acompañara a recorrer la zona en un coche muy antiguo, pero encontramos todo cerrado. Entonces le dije: 'Me vengo para acá y abro un negocio de comidas que esté franco 24 horas. Punta del Este no puede ser promocionado y crecer sin negocios nocturnos'".

La lista de precios de El Mejillón Bar en la década del cincuenta
La tira de precios de El Mejillón Bar en la plazo del cincuenta

El 31 de diciembre de 1944 se inauguró El Mejillón Bar tras una inversión original de 27.500 pesos: 2.500 de ahorros de Antonio, 5.000 del haber de Donato y el resto financiado con créditos de comercios montevideanos. Se alzó en la intersección de las calles 20, 31 y 32, frente a La Mansa, sobre la proa del edificio. Había un cocinero, un coctelero y Antonio, quien en las primeras dos temporadas y frente a la equivocación de personal durmió en los asientos del lugar. Desde el 1º de diciembre hasta el 30 de abril, El Mejillón estaba siempre franco. El resto del año, solo los fines de semana.

“La idea de reunir carne, bacón, anca y pinrel en un mismo alimento es increíble. Para mí, cualquier país que abrace este bocadillo como franquista es perspicaz”, Anthony Bourdain

Alejandro Sequeira, diseñador representación, fotógrafo y autor del tomo del chivito, explicó su inmersión en la civilización popular del país. "Carbonaro era un hombre muy conocido y querido en Punta del Este. No es extraño que seducidos por el carisma del patrón, El Mejillón se convirtiera en un superficie de conversación de la comediantes del momento. Y el chivito se transformó rápidamente en el plato fortuna. En un artículo publicado en 2003 el periodista Nelson Fernández recogió las siguientes apreciaciones de Carbonaro: 'A las tres de la mañana salía la concurrencia del Casino luego del candado de la ruleta. El punto y banca seguía hasta las cinco. Traíamos 300 panes de cada proveedor, llegamos a entregar mil chivitos en un día a 0,40 pesos cada uno y un dólar casi a la par. Ese chivito atraía a las mujeres suntuosamente vestidas y caballeros de indumentaria, que venían a terminar la confusión en El Mejillón, donde teníamos dos cocineros italianos y uno francés que se enamoraron del superficie y se quedaron'".

La tapa del libro de Alejandro Sequeira y Armando Olveira Ramos
La tapa del tomo de Alejandro Sequeira y Armando Olveira Ramos

En el tomo Historia de Punta del Este, el escritor Juan Ignacio Polo Risso narró: "En ese porvenir 1944, Donato y Antonio no se imaginaban que estaban fundando un mito. Porque por otra parte de ser célebre por los chivitos, El
Mejillón se caracterizó por ser el superficie de conversación, en las noches de verano, de intelectuales, artistas, empresarios, diplomáticos y miembros de la ingreso sociedad rioplatense que tenían en popular el placer de estar
disfrutando de estas playas como simples turistas".

“Posteriormente del show quiero tomar un chivito. Ya no puedo dejar de pensar en eso”, Norah Jones

A cinco años de la comprensión del restaurante, Donato le vendió su parte del negocio a Antonio. En 1958 compraron el establecimiento Rubén Belandro y Wilson Núñez, de acuerdo a información aportada por el historiador Fernando Cairo.

Otro de los destinos del célebre establecimiento entra en la categoría de mito: según el diario uruguayo El Observador "a mediados de la plazo de 1960, Carbonaro le vendió El Mejillón al luchador Carlos Monzón, que construyó un edificio sobre el restaurante".

El recuerdo de El Mejlilón vive en las leyendas que aparecen en la galería que hoy permanece detrás de donde estaba ubicado el restaurante (Matías Souto)
El presente de El Mejlilón vive en las leyendas que aparecen en la muestra que hoy permanece detrás de donde estaba emplazado el restaurante (Matías Souto)

El inventor del chivito nunca patentó su creación, pero la historia le asigna todo el crédito a él, a su audacia y a su pulsión emprendedora. Antonio Carbonaro murió en 2003 a los 83 años. Hoy donde antiguamente estaba El Mejillón hay un supermercado. Del nombre solo queda el cartel que se luce en la muestra adjunta al edificio. En el superficie donde se gestó un ícono uruguayo queda poco de su historia. El herencia cobró otro valía: ya no es propiedad de esa cúspide o de ese autor, es patrimonio franquista.

“Por un chivito acertadamente uruguayo, soy capaz de cualquier imprudencia”, Jorge Porcel

"Cada uruguayo tiene su chivito preferido. Puede ser una comida al paso o si se sirve al plato, un banquillo opulento. Los uruguayos debatimos congruo sobre nuestra identidad, es un work in progress sin fin. Y, en común, aquellos nociones cotidianos parecen no contar con el interés que merecen. Como si se cumpliera el refrán de que nadie es profeta en su tierra, el chivito al igual que el mate está tan cerca de nuestras bocas y agallas que en ocasiones nos cuesta ver su importancia", simbolizó Sequeira.

Para argumentar su disección recordó un hecho sintomático: el 25 de agosto de 2014 cuando Uruguay conmemoró la demostración de la Independencia, Google homenajeó la plazo con un doodle con la imagen de un chivito y la bandera uruguaya.

Seguí leyendo:

La historia de la Isla Gorriti: de tierra de piratas y cementerio inglés al atractivo de los yates más exclusivos de Punta del Este

Adiós a la estética Versace: la mansión swinger de Punta del Este cambió de nombre y ahora pretende ser una casa de comunidad

Cuba

La izquierda: esa moribunda que no se da por vencida

Pero algo logró la dictadura castrista en sesenta años de aprendizaje: confeccionar el tabaco más largo del mundo y obtener un premio Guinness

Tania Díaz Castro

Martes, 22 de enero, 2019 | 3:51 pm

Published

on


Raúl Castro, su hijo Alejandro a su izquierda y su nieto Raúl Guillermo a su derecha

LA HABANA, Cuba.- Mientras los izquierdistas gimen por su fracaso, muchas cosas siguen ocurriendo en este mundo y a ellos no les importa, como que la Tierra gire por su derecha y que se mueva como un yo-yo atinado y contento, ahíto de vida. Mucho menos les importa que, calibrado delante de los luceros de todos, los países con gobiernos enemigos del izquierdismo sean los que prosperan, los que van a la vanguardia de la modernización.

No les importa, a los izquierdistas, que Australia se enorgullezca de su nuevo tren de más de un kilómetro de largo, que viaja a 85 kilómetros por hora para cruzar el país de ideal a sur; que Francia lo haga con sus coches eléctricos que en forma de burbujas vuelan por encima del agua, un invento ecológico que no hace ruido ni provoca olas; o que Suiza posea el túnel más liberal y profundo del mundo, con 57 kilómetros de liberal y a 2 mil 300 metros bajo los Alpes, considerada “la construcción del siglo”.

Siquiera parece importarles que Alemania se proyecte a los ascensores sin cables, que funcionarán mediante levitación a cinco metros por segundo, utilizando la misma tecnología de los trenes bala japoneses; que Estados Unidos esté a la vanguardia de la modernización tecnológica, país en el que se dice que pronto desaparecerán los semáforos, pues los investigadores de Massachusetts exponen que el uso de coches que no precisan de conductor llevará al país a una nueva forma de organizar el tráfico en el futuro; y mucho menos que Japón, que encima de ser considerado como modelo mundial de la dieta saludable, pronto traslade a sus habitantes en trenes “invisibles”, construidos con materiales “semi reflejantes”, lo que permitirá camuflajearse con el paisaje al hacerse poco perceptible al ojo humano.

Mientras todo eso ocurre, los izquierdistas sólo piensan en sentarse en la poltrona del Poder, alardear, comportarse como si fueran los seres más importantes del mundo, aplastando a quienes se le oponen, y no piensan, por supuesto, en las consecuencias de sus travesuras legales, como le ha ocurrido a Lula y compañía.

Cuando, según las evidencias, la poltrona de los izquierdistas se tambalea, hacen como Ortega en Nicaragua y acuden a la violencia, denunciada incluso por autoridades religiosas, y giran nuevamente en dirección a el diálogo cuando no les queda otro remedio. O como Evo en Bolivia, que acusa de mentirosos a los que piensan diferente a él, pues su fin es mantenerse como caudillo mayor de algunos indígenas. Adulto, único candidato, único dictador. Y tenemos a Putin, que como mucho le queda de estalinismo es el peor ejemplo, por sus guaperías bélicas y su cuarto “mandato” como presidente.

Así va la izquierda, de fracaso en fracaso. El Frente Farabundo Martí para la Exención Franquista -FMLN- se vio en un revés electoral tan duro, que lo obligó a mirarse por internamente; mientras que con los terroristas ETA en España ocurrió lo esperado: emitieron hace unos meses una demostración en la que confirman el desmantelamiento de sus estructuras y daban como concluida sus actividades.

Por posterior, Cuba, ejemplo de retroceso. Pespunte conocer que mientras los hombres de las cavernas usaban palillos para la aseo dental, el gobierno izquierdista de los Castro en la vida ha podido fabricarlos, y han estado ausentes en el país desde hace sesenta años. Fidel Castro suprimió de una patada el tradicional comercio cubano, para dar paso años luego a los merolicos y paladares, necesitados de cursos de educación para hacer una pizza, o un arroz congrí a la cubana.

Pero poco logró la dictadura castrista en sesenta años de enseñanza: confeccionar el tabaco más liberal del mundo y obtener un premio Guinness, mientras sus masas roban para tomar, como todo país empobrecido, viajan en ómnibus Yutong, cuyo records de accidentes mortales crece por día, y hacen como que trabajan.

Continue Reading

América Latina

Un senador uruguayo alcoholizado chocó a 4 vehículos en Punta del Este y su coche se incendió

Se trata de Daniel Bianchi, del Partido Colorado. No hubo heridos. Como el legislador tiene fueros parlamentarios, se complica el trámite de la denuncia en su contra.

Published

on


(Infobae)

El momento del extremo choque del senador Daniel Bianchi

El senador enemigo uruguayo Daniel Bianchi chocó a cuatro vehículos mientras conducía alcoholizado en la mañana de este martes su automóvil por una calle céntrica de la ciudad balnearia de Punta del Este. Tras el extremo choque, su transporte comenzó a incendiarse, informó a la agencia Efe la fiscal del caso, Silvia Naupp.

La fiscal contó que no hubo heridos y acotó que la espirometría le dio al senador 1,3 gramos de pimple en matanza.

Asimismo, la fiscal explicó que la situación es complicada, ya que Bianchi, al ser senador, cuenta con fueros parlamentarios que impiden que se pueda realizar una formalización penal en su contra. “Como es un senador tiene fueros, eso complica, pero por lo menos se adoptaron las primeras diligencias, que es lo que hay para fijar cómo fueron los hechos”, acotó.

El momento en que se incendia el automóvil del senador uruguayo Daniel Bianchi (Infobae)

Así comenzó a incendiarse el automóvil de Bianchi.

Respecto a los hechos, Naupp narró que Bianchi chocó en primer circunstancia a un transporte en movimiento y siguió su camino, luego chocó, en diferentes cuadras, a dos autos estacionados (sin detenerse) y al fallar contra una última camioneta no pudo continuar y su coche comenzó a incendiarse.

Así quedó el automóvil del senador del Partido Colorado

El incendio, que afectó tanto el coche de Bianchi como igualmente a la camioneta a la que embistió, fue controlado un rato más tarde por los bomberos.

Aún no hay información respecto a la velocidad a la que iba el transporte del senador, por lo que se están revisando las cámaras de seguridad de la ciudad, como igualmente otros materiales que aportan al estudio de lo sucedido.

Así quedó la última camioneta contra la que chocó el senador
Así quedó la última camioneta contra la que chocó el senador

Adicionalmente, Naupp explicó que los afectados por los diversos choques del parlamentario se encuentran evaluando los pasos a seguir.

Bianchi es senador por el enemigo Partido Colorado. Sin requisa, desde 2016 abandonó su sector y se unió al Partido de la Gentío, que hoy no cuenta con representación parlamentaria, pero que se presentará en las elecciones de este octubre. De momento, el Partido de la Gentío no se ha pronunciado de forma oficial sobre la situación de Bianchi y ha convocado, para esta tarde, a su Mesa Ejecutiva Franquista y a su Tribunal de Disciplina, en carácter urgente, para evaluar el caso.

Continue Reading

Cuba

La ruta del Jazz, de Broadway a La Habana

Europeo, africano, latino, el jazz ha llenado los caminos entre la música culta y la popular

Ana León

Martes, 22 de enero, 2019 | 2:29 pm

Published

on


El Broadway Jazz USA y Beatriz Márquez (Foto de la autora)

LA HABANA, Cuba. – Como parte del Festival “Jazz Plaza 2019”, una presentación muy específico tuvo circunstancia en la sala-teatro del edificio de Arte Cubano en el transcurso de los días 18 y 19. La compañía “Chapman Roberts Broadway Jazz USA” ofreció dos conciertos que quedarán para siempre en el conmemoración de quienes tuvieron la oportunidad de asistir.

A teatro empachado, un trepidante homenaje a la historia del jazz partió de uno de los lienzos incluidos en la colección permanente de Arte Colonial del Museo Franquista de Bellas Artes. “Día de Reyes en La Habana”, del pintor Víctor Patricio Landaluze, fue utilizado por Chapman Roberts para discurrir sobre las raíces africanas de ese variedad que con creces ha permanecido en el centro de las diatribas musicológicas por su peculiar mezcla de ritmos populares y complejas armonías que se remontan a grandes figuras de la música de concierto.

Europeo, africano, latino, el jazz se ha adueñado por completo del limítrofe entre la música culta y la popular. Por tal motivo, la velada acogió a diversos intérpretes que hicieron gracia de su destreza a través de un repertorio donde no faltó la música clásica, el soul, el blues, hermosas canciones norteamericanas, jazz afrocubano y extensos pasajes de improvisación en memoria de autores cimeros adentro del variedad, como Duke Ellington, Cab Calloway y tantos otros que cambiaron para siempre los derroteros del jazz.

La espléndida obertura correspondió a la pianista polaca Joaana Sobkowska con soberbias ejecuciones de Chopin, Rachmaninov y Rodion Schedrin; una especie de retablo sonoro que ilustró la transformación de las armonías, desde el Romanticismo del siglo XIX hasta las primeras vanguardias que condujeron la composición musical por el camino de la experimentación, donde se encontraría con el rag time, y de ahí al jazz.

Al más puro estilo Broadway, cada momento estuvo precedido por breves anécdotas en la voz de Chapman Roberts; sucesos que influyeron de algún modo en el explicación del jazz. Por el proscenio desfilaron músicos excepcionales, de amplia trayectoria, mientras el audiencia se dejaba transportar por la maravillosa voz de Carol Maillard en su tributo a la diosa Aretha Franklin; y la versatilidad de Longineu Parsons -trompetista de primera fuerza- en briosas interpretaciones sobre temas de James Brown y Louis Armstrong.

Chapman Roberts, el hospedador (Foto de la autora)

Entre los highlights de relación doméstico estuvo la intervención del pianista Dayramir González, con cuyo talento el refinado paladar musical de Chapman Roberts está absolutamente fascinado. El adolescente puso a disposición del audiencia dos piezas de su más nuevo disco, “The Grand Concourse” (Machat Records), fotograbado y presentado en New York hace seis meses con una oportuno acogida por parte de la prensa especializada, que lo ubicó entre los diez mejores discos de jazz del año 2018.

Acompañado del percusionista Jorge Cuallo, Lester Domínguez en la condensador y en el bajo Wilfredo Fuentes, Dayramir ejecutó los temas “Situaciones en 12/8” y “Smiling”; composiciones que reflejaron el arte de su autor y la frescura de un jazz con sabor afrocubano muy contemporáneo.

El pianista Dayramir González y el bajista Wilfredo Fuentes (Foto de la autora)

El punto gélido de la velada se produjo cuando la inigualable Beatriz Márquez fue invitada a subir al proscenio por el propio Chapman Roberts, quien la presentó con tal delicadeza y respeto que el respetable no pudo menos que reponer con una cerrada ovación, en un expresión de profundo registro en dirección a quien ha sido la verdadera diva de la canción cubana. Beatriz Márquez compartió el clásico “Bésame mucho” con Bertilla Baker, en un amistoso duelo de voces del que “La Musicalísima” salió invicta.

Al menos en épocas recientes, no puede decirse que Beatriz Márquez haya recibido un homenaje tan hermoso como este del Broadway Jazz USA, coronado por la cantante Dakota McLeod con una delirante interpretación de “The Wind beneath my Wings”, el súper clásico de Beth Midler, que hizo lamentar a algunos entre el divulgado.

Más que una descarga, la indeterminación entera fue una degustación donde carencia faltó. Excelentes cantantes, solistas de un talento que supera cuanto pudiera decirse y una representación cubana a la cima de Broadway, la meca de los grandes espectáculos.

Para el cerrojo, un jam universal -público incluido- de la mano de Longineu Parsons, que dio rienda suelta a su diplomacia con la trompeta. Casi tres horas de concierto para embelesar cuánto ha hecho el ser humano en materia de música; un donación poderoso, capaz de imponerse al obstinato de mediocridad sonora que a diario nos acompaña.

“Chapman Roberts Broadway Jazz USA” es un templo del jazz; ese habla universal que se originó simultáneamente en América, África y Europa con patrones rítmicos distintos, provenientes de fuentes aparentemente distantes y que devino en un expresión de dispensa donde caben todas las músicas del mundo.

Continue Reading

Tendencias