Nicaragua: miles de personas marcharon para apoyar a la Iglesia, en rechazo a las críticas del régimen de Ortega - Titulares y Más
Connect with us

Nicaragua

Nicaragua: miles de personas marcharon para apoyar a la Iglesia, en rechazo a las críticas del régimen de Ortega

La población mostró su respaldo al obispado, que impulsa y hace de mediadora en el diálogo con la examen, pero ha sido acusada de "golpista" por el sandinismo

Published

on

Miles y miles de nicaragüenses peregrinaron este sábado en desagravio al obispado, encausado por el régimen sandinista de "golpista" en las protestas que golpean al país desde hace más de tres meses y dejan más de 300 fallecidos.

En un hecho nuevo, cristianos católicos, evangélicos y no fieles pasearon juntos por Managua con cantos, rezos, imágenes de la ignoto María y banderas de Nicaragua y de la iglesia para ofrecer su apoyo a los jefes de la iglesia.

"Integridad", "arbitrio", "Cristo hoy, Cristo siempre y en todo momento y en todo instante", "Nicaragua de María", "obispos amigo, el pueblo esta contigo", gritaba la multitud, que avanzó lenta y sin incidentes desde la simbólica rotonda Jean Paul Genie cara la catedral de Managua, a 6 con 6 kilómetros de distancia.

El clero ha acudido en auxilio de personas atrapadas en la violencia que envuelve al país desde hace más de tres meses, que además de más de 300 fallecidos deja más de 2.000 heridos y una cantidad no precisa de detenidos y desaparecidos, conforme organismos de derechos humanos.

Durante la denominada “Peregrinación por nuestros obispos, defensores de la verdad y la justicia”, los manifestantes ondearon la bandera de Nicaragua y la de la Iglesia Católica y además exigieron justicia por los cientos de muertos que han dejado las protestas antigubernamentales

A lo largo de la señal “Peregrinación por nuestros obispos, defensores de la verdad y la probidad”, los participantes de la manifestación ondearon la bandera de Nicaragua y la de la Iglesia Católica y aparte de esto demandaron probidad por los cientos de fallecidos que han dejado las protestas antigubernamentales

En ese contexto, los obispos han recibido amenazas, insultos y agresiones por la una parte de adeptos al gobierno. El caso más agonizante fue el ataque de paramilitares contra la parroquia de la Divina Misericordia, donde se refugiaron estudiantes a lo dilatado del desalojo de una universidad vecina.

Héroes con sotana
"Frente a esta situación sumamente critica (la iglesia) lo ha hecho ayer, hoy y siempre y en todo momento y en todo instante, de dar la vida y ser la voz de los que no tienen voz", aseveró el sacerdote Silvio Fonseca, quien estaba en la travesía.

"Las iglesias evangélicas andamos aquí en apoyo a sacerdotes puesto que somos nicaragüenses y el mismo sistema que les agrede a ellos nos agrede a nosotros, por eso estamos en esta peregrinación", aseveró a la AFP Henry Aguilar, de 55 abriles.

"Somos evangélicos, nos une el mismo Muy alto (…) reconocemos el trabajo de los señores obispos", aseveró a cronistas una señora que estaba en la movilización

“Obispos, amigos, el pueblo está contigo”, gritó un grupo de manifestantes, mientras el vicario general de la diócesis de Managua, Carlos Avilés, agradecía a la muchedumbre

“Obispos, amigos, el pueblo está contigo”, gritó un conjunto de participantes de la manifestación, al tiempo que el vicario marcial de la diócesis de Managua, Carlos Avilés, agradecía a la muchedumbre

"Ellos (obispos) han puesto el pecho por nosotros, en Masaya, Nagarote, Carazo y debemos apoyarlos (…) y no están solos", manifestó un líder estudiantil en un alegato improvisado en el atrio de la catedral, cuyo vicario, monseñor Carlos Avilés recibió a los participantes de la manifestación y les agradeció por su apoyo.

"Nuestros templos siempre y en todo momento y en todo instante van a estar abiertos para todo el que tenga privación", aseveró el religioso, que instó a la población a "no dejarse tentar por la violencia y acudir al hermano en privación".

Aún repito que "la opción de la iglesia es por el diálogo para que las personas se entiendan siempre y en todo momento y en todo instante hablando".

¿Diálogo?
"Vine a apoyar a los obispos para que se reanude el diálogo y una salida lo mas pronto posible de Ortega, esta es la única forma de meterle presión para que sepa que es el pueblo el que le esta demandando la salida", aseveró el partícipe de la manifestación Nelson Lorío, de 33 abriles.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de los años de 1980, también bajo la Presidencia de Ortega

Nicaragua atraviesa la crisis social y política más sangrienta desde la decenio de los abriles de 1980, además bajo la Presidencia de Ortega

La Conferencia Obispal de Nicaragua (CEN), mediadora y prueba del diálogo franquista, presentó una propuesta para democratizar al país en la que destaca adelantar las elecciones de 2021 a marzo de 2019, poco que el gobierno consideró un intento de cuajo para deponer al gobierno.

"Yo pensaba que eran intercesores, pero no, estaban comprometidos con los golpistas", reaccionó el presidente Daniel Ortega en frente de miles de seguidores el 19 de julio, cuanto además acusó al obispado de consumir los templos como cuarteles.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por “asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias”

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Detención Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por “asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias”

El diálogo entre el gobierno y la Alianza Civil (conjuntos de la sociedad civil), sesiono por última vez el 15 de junio. El gobierno aún no respondió a una solicitud de la iglesia para que confirme por escrito si desea que siga como mediadora en las pláticas.

Ortega, de 72 abriles y 11 en el poder, encara una ola de manifestaciones desde el 18 de abril liberada por una errada reforma al sistema de pensiones que se transformó en una demanda para su salida del poder a la vera de su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

Ortega se aferra al poder

El líder, por su parte, volvió a percibir el apoyo de miles de personas, en medio de una crisis que ha dejado múltiples cientos y cientos de fallecidos y pese a la presión interna y externa para que renuncie o se adelanten las elecciones con la pretensión de sobrepasar el enfrentamiento.

El sandinismo concentró este sábado a miles de personas, a la misma hora en que otros miles marchaban en solidaridad con los obispos.

Los sandinistas, en su mayoría empleados públicos y de la Policía Familiar, marcharon desde las ensanche de la estatal Universidad Familiar Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) hasta la Rotonda Hugo Chávez, en Managua, en un opresión de unos 5 kilómetros, con consignas a favor del líder.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El hermano de Daniel Ortega pidió "acabar" con los paramilitares en Nicaragua que reprimen a la examen

El régimen de Daniel Ortega proclamó una "gran vencimiento" en medio de la profunda crisis que atraviesa Nicaragua

América Latina

ENTREVISTA A DANIEL ORTEGA EN CNN CON ANDRES OPPENHEIMER 30/07/18

Published

on

Programa Cara a Cara 30 de julio 2018. Daniel Ortega, presidente de Nicaragua charló en CNN en Español sobre la situación que atraviesa su país y las posibles soluciones que como líder plantea para la salida a la crisis en su país que completa más de 3 meses.

Continue Reading

Nicaragua

El clero de Nicaragua se declara en un ‘enemigo a asesinato’ de Ortega

En la mitad de la popularidad, cualquiera hirió en el miembro al obispo ayudar de la Archidiócesis de Managua, Silvio José Báez, y arrancó la insignia de su sotana.

Published

on

Silvio José Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, y el cardenal Leopoldo Brenes, a la izquierda de él, hablan con los habitantes de Masaya. Credit Marvin Recinos/Agence France-Presse — Getty Images

 

MANAGUA — Los clérigos de longevo rango de Nicaragua unieron sus brazos y atravesaron por fuerza una multitud enfervorizada de simpatizantes del gobierno mientras que gritaban: “Asesinos ”. Cuando llegaron a la fortaleza donde había más de diez personas atrapadas, ciertos participantes de la manifestación oficialistas penetraron detrás de ellos.

En medio de la puja, cierto hirió en el miembro al obispo ayudar de la Archidiócesis de Managua, Silvio José Báez, y arrancó la insignia de su sotana. Por último los empujones acabaron y los clérigos sacaron al compilación (paramédicos y misionarios franciscanos que estaban allá refugiándose de la turba).

Báez le quitó relevancia al percance.

“Lo que la multitud vive es considerablemente más serio”, afirmó a los reporteros que acompañaron a los clérigos.

La Iglesia católica está en el frente de batalla de un enfrentamiento poco a poco más radical entre el gobierno déspota del presidente Daniel Ortega y una extensa competición que desea sacarlo del poder. En un país donde la Iglesia a menudo ha estado implicada en la política, los sacerdotes son testigos y además parte en la crisis que ha sacudido a la nación a lo largo de los últimos 3 meses y se ha cobrado la vida de aproximadamente de trescientas personas

“Nosotros proseguimos siendo pastores y un genuino pastor de la Iglesia católica jamás va a estar con los verdugos”, afirmó Báez. “Siempre va a estar con las víctimas”.

En los primeros días de las quejas, Ortega apeló a los obispos a fin de que actuasen como intermediarios en negociaciones con la competición, una coalición heterogénea de conjuntos distintos: estudiantes, asociaciones de negocios y organizaciones agrícolas. Sin incautación, conforme el gobierno acentuó su opresión contra los opositores, Ortega ha dejado de tratar a los obispos como intermediarios neutrales, y los adeptos del gobierno han liberado ataques contra los religiosos y las iglesias.

Policías bloquearon el ingreso a la Parroquia de Jesús de la Divina Clemencia en Managua este mes. Paramilitares fieles al gobierno atacaron la iglesia a lo largo de una inseguridad de disparos con armas.CreditOswaldo Rivas/Reuters

El gobierno “ya le declaró la extirpación a la Iglesia”, afirmó Juan Sebastián Chamorro, una parte de la coalición opositora.

“Un genuino pastor de la Iglesia católica jamás va a estar con los verdugos. Siempre y en todo momento va a estar con las víctimas”.

SILVIO JOSÉ BÁEZ, OBISPO AUXILIAR DE LA ARQUIDIÓCESIS DE MANAGUA

Si adecuadamente la Iglesia en genérico ha tratado de borrar el permanencia entre intermediario y defensor, fue Báez quien se transformó en el semblante de la competición, con una resistente presencia en redes sociales. Ese papel le da la excarcelación de denunciar al gobierno sin reservas.

“Aquí lo que hay es un Estado armado contra una población desarmada”, afirmó a lo largo de una entrevista en el seminario en el que vive en las extramuros de Managua. “Esta no es extirpación civil”.

En las calles, la Iglesia defiende a los miembros de la resistor, incluyendo los ciudadanos que protegen barricadas hechas con empiedres para resguardar sus vecindarios de la Policía Familiar de Nicaragua y su personal paramilitar.

Báez, de 60 primaveras, arguyó que no hay contradicción entre una labor y la otra.

“Pero una cosa que debe resultar clara es que ser intermediarios en la mesa de diálogo no nos hace neutrales en frente de la injusticia, en frente de las violaciones a los derechos humanos, en frente de la homicidio de inocentes”, afirmó.

La campaña del gobierno contra los participantes de la manifestación se volvió más violenta en las últimas un par de semanas, conforme se aproximaba el 19 de julio, aniversario de la Revolución sandinista de 1979 que llevó a Ortega al poder por vez primera. Prácticamente día a día, convoyes de camionetas Toyota llenas de paramilitares enmascarados llegaban a comunidades rebeldes al sur de Managua para derruir las barricadas.

Cargando un caja con el cuerpo de un participante de la manifestación a lo largo de un enfrentamiento con fuerzas fieles al gobierno en Masaya, Nicaragua CreditCristóbal Venegas/Associated Press
“Aquí lo que hay es un Estado armado contra una población desarmada”.

SILVIO JOSÉ BÁEZ, OBISPO AUXILIAR DE LA ARQUIDIÓCESIS DE MANAGUA

Los participantes de la manifestación mueren día a día y considerablemente más han resultado heridos y han sido detenidos conforme la resistor endurece su postura en frente de el gobierno de Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo. La mayor parte de los fallecidos eran civiles, ciertos adolescentes, si bien además  han fallecido policías.

Ahora los propios sacerdotes se han transformado en blancos. Ortega dedicó una buena parte de su alegato el 19 de julio a indicar a la Iglesia: acusó a los obispos de intentar deponer su gobierno elegido e inclusive de utilizar ciertas iglesias para ocultar armas.

“Yo creía que eran intermediarios, mas no”, afirmó. “Estaban comprometidos con los golpistas, eran una parte del plan de los golpistas”.

Ortega ha rechazado una propuesta de los obispos de conseguir las elecciones de 2021 al próximo año y ha calificado a los opositores como terroristas.

Los ataques a la Iglesia han ido medrando desde el instante en que Ortega se refirió a ellos por vez primera hace una semanas como aquellos que “nos maldicen representando a instituciones religiosas“.

Dos días más tarde, Báez, próximo con el miltrado de Managua, el cardenal Leopoldo Brenes, y el nuncio papal, Waldemar Sommertag, respondieron al llamado para salvar a un compilación de misioneros franciscanos y paramédicos atrapados en la fortaleza en Diriamba, a una hora al sur de la caudal, y se hallaron con la turba colérica.

El presidente Daniel Ortega, a la derecha, en Managua este mes. Denunció a aquellos que "nos maldicen representando a instituciones religiosas". CreditAlfredo Zúñiga/Associated Press

Seguidamente, paramilitares asediaron una iglesia en el ribera del primordial campus universitario en Managua tras agredir y expulsar a los estudiantes que habían ocupado el predio a lo largo de un par de meses. Los estudiantes que se refugiaron en la Parroquia de Jesús de la Divina Clemencia próximo con sacerdotes y cronistas resistieron una inseguridad de disparos con armas hasta el momento en que los obispos lograron su libramiento al amanecer.

“Gobierno de Nicaragua atraviesa el ribera de lo inhumano y de lo inmoral”, escribió Báez en su cuenta de Twitter en gachupin, inglés y también italiano y concluyó con una petición: “¡La comunidad internacional no puede ser indiferente!”.

En un mensaje pastoral publicado exactamente el mismo día, los obispos sumaron su frustración al enfurezco de Báez, al determinar que el gobierno había mostrado no tener voluntad política en las negociaciones por el hecho de que se rechazaba a atracar cualquiera de las propuestas que pudiesen hacer avanzar la democracia.

“Los representantes estatales”, escribieron los obispos, “han malinterpretado el principal objetivo por el que se instaló la mesa del diálogo franquista”.

No todos están persuadidos de que las críticas abiertas de la Iglesia al gobierno de Ortega son lo mejor para las negociaciones en torno a una transición pacífica.

“La Iglesia no es un intermediario constructivo”, afirmó Jaime Wheelock, quien fue un comandante revolucionario cercano a Ortega, “porque ciertos desean que se vaya Ortega”.

Estudiantes que protestaron son recibidos por familiares y amigos más tarde de salir de un lugar de múltiples horas efectuado por fuerzas que apoyan al gobierno. CreditJorge Torres/EPA, vía Shutterstock

No obstante, María López Vigil, una exmonja que escribe a menudo sobre la Iglesia nicaragüense, afirmó que ha crecido el agradecimiento al hecho de que los sacerdotes —muchos de los que han recibido amenazas de homicidio— están exponiendo sus vidas representando a la democracia.

“Ellos rezan por nosotros, interceden por nosotros”, afirmó María José Téllez Flores, de 34 primaveras, más tarde de que Báez y Brenes hablaran el mes pasado en el pueblo de Masaya. “Tenemos la seguridad de que estarán siempre y en toda circunstancia apoyándonos”.

El involucramiento de la Iglesia en la política nicaragüense es una historia complicada con décadas de historial. La clasificación de la Iglesia conservadora condenó la dictadura de Somoza, mas al comienzo se rehusó a admitir a los sandinistas.

Para la primavera de 1979, los obispos emitieron una carta pastoral en la que denunciaban a la dictadura de Somoza como una tiranía y en el mes de julio, cuando los sandinistas llegaron a Managua, el miltrado Miguel Obando y Espléndido efectuó una culto para darles la bienvenida.

No obstante, el miltrado y la clasificación de la Iglesia se pusieron contra el nuevo gobierno sandinista cuando sus políticas marxistas se endurecieron. El papa Juan Pablo II suspendió a 4 sacerdotes que tenían puestos en el gobierno sandinista más tarde de que se negasen a dejar el cargo.

Durante los ochenta, el gobierno de Ortega fue conocido por dañar y poner a sacerdotes católicos en situaciones comprometedoras. El miltrado Obando y Espléndido se transformó en el semblante de la competición política civil de Nicaragua mientras que USA apoyó a una fuerza marcial contra los sandinistas.

Miembros de las fuerzas singulares de Nicaragua en Masaya CreditOswaldo Rivas/Reuters

Luego de perder la opción alternativa presidencial en 1990 —y mientras que planeaba su camino de regreso al poder—, Ortega se aproximó a la Iglesia católica.

En 2004, Ortega solicitó perdón por los ataques sandinistas contra la Iglesia a lo largo de la plazo de los ochenta. El año futuro, el cardenal Obando y Espléndido casó a Ortega y Murillo.

Conforme la opción alternativa de 2006 se aproximaba, Ortega dio su apoyo al llamado de la Iglesia para imponer una prohibición total del embrión. Con el apoyo sandinista, la prohibición se transformó en ley diez días el día de ayer de que las elecciones volviesen a poner a Ortega en la presidencia.

Ya en el cargo, empezó a desarticular todos y cada uno de los candados y contrapesos a su poder: reconfiguró el poder contencioso, el Congreso y el instituto electoral para alargar su control. La mayor parte de los críticos lo vieron como una traición, mas el cardenal Obando y Espléndido se sostuvo de su costado hasta el momento en que murió, el mes pasado.

“Tenían su Iglesia que era el cardenal Obando y Magnífico”, afirmó José Alberto Idiáquez, rector de la Universidad Centroamericana en Managua. El cardenal “tuvo un papel esencial a lo largo de la bandería sandinista y Somoza, mas entonces estaba como a servicio de ellos. Entonces, no precisaban mucho de los presentes obispos”, afirmó Idiáquez.

El resto de la clasificación de la Iglesia trazó su camino, explicó. En una carta dirigida a Ortega en 2014, los obispos advirtieron que la concentración de poder en sus manos era un riesgo amenazador. “Era una carta que si la lees, tiene vigencia hoy”, afirmó Idiáquez.

Báez, un estudioso de la Viejo Testamento que retornó a Nicaragua hace 9 primaveras desde Roma tras poblar treinta primaveras fuera del país, tenía otra forma más directa de comunicarse: las redes sociales. Lo que en un inicio fue una forma de “comunicar una interpretación de la ingenuidad desde la visión cristiana”, ha adquirido una urgencia diferente desde el principio de las quejas, al transformarse en una fuente de telediario y de consuelo. Las redes sociales además son el zona donde Báez ha sido intensamente criticado por decenas y decenas de cuentas a atención del gobierno, creadas más tarde del principio de la crisis.

Si un sacerdote le afirma que una persona novato ha sido asesinada, “eso lo transmito y entonces va no solamente la verdad sino va el patentiza del sacerdote y al tiempo va mi solidaridad humana”, apuntó Báez.

“Mis redes sociales me han vuelto además un contrincante horrible del gobierno”, afirmó.

Continue Reading

Tendencias