Las nieblas del Festival Internacional de Ballet de La Habana - Titulares y Más
Connect with us

Cuba

Las nieblas del Festival Internacional de Ballet de La Habana

Este evento ha servido principalmente para marcar un momento muy confuso de lo que se considera “orgullo e insignia cultural de la Revolución Cubana”

Alberto Lima

Jueves, 8 de noviembre, 2018 | 2:51 pm

Published

on


Giselle interpretado por Sadaise Arencibia y Rolando Sarabia en el Teatro Nacional de Cuba, Sala Avellaneda (granma.cu)

LA HABANA, Cuba.- Se cerraron las cortinas de la edición 26 del Festival Internacional de Ballet de La Habana (FIBLH) —que desde este momento se nombra “Alicia Alonso”, en honor a la prácticamente centenaria Prima Ballerina Assoluta del Ballet Nacional de Cuba (BNC)— y no pocas son las preguntas que flotan sobre la calidad del acontecimiento, sobre el futuro de la reputada compañía y sobre la Directiva General del BNC y del FIBLH.

Realizado entre el 28 de octubre y el seis de noviembre, el acontecimiento bienal estuvo dedicado esta vez a 2 esenciales aniversarios: los 70 años de la compañía cubana —declarada últimamente Patrimonio Cultural de la Nación— y los 75 del debut de la Alonso en el personaje de Giselle. A la desganada inauguración asistieron múltiples líderes del Partido Marxista y del gobierno, y Miguel Díaz-Canel invocó la relación de “admiración” y “respeto” que se profesaron Fidel Castro y Alicia Alonso.

Desde el principio, se notificó que la Directiva General no asistiría por motivos de salud, y, con el objetivo de “honrar el pasado, festejar el presente y meditar sobre el futuro”, se conformó una programación singular. En suma, el FIBLH serviría esta vez para honrar a la Prima Ballerina Assoluta.

Sin dudas, la participación en el acontecimiento de bailarines que, después de pertenecer al BNC, decidieron seguir su carrera en compañías extranjeras —principalmente de Estados Unidos—, fue una de las notas más pasmosas y atractivas de este 26 FIBLH. Una actuación muy aguardada era la de Rolando Sarabia, a quien ciertos habían equiparado con grandes figuras como Vaslav Nijinsky y Mikhail Baryshnikov, y que en 2005 dejó el BNC y el día de hoy baila en el Washington Ballet.

También despertaba expectación el regreso a la escena cubana de su hermano Daniel Sarabia y de otros bailarines, como Taras Domitro, Marizé Fumero o bien Carlos Quenedit. Era el regreso de los que ya antes habían sido considerados “desertores” por las autoridades culturales y por la propia Alonso, si bien jamás por su público.

Pero, generalmente, si bien no a viva voz, para muchos el Festival resultó bastante desilusionante, sobre todo por el hecho de que se aguardaba más de esos bailarines de la diáspora. De entrada, el Albrecht de Rolando Sarabia dejó mucho que querer, teniendo presente el peso de un ballet como Giselle en el repertorio del BNC. Sarabia no era ya aquel bailarín estelar de 13 años atrás.

Los demás “reconciliados” tampoco actuaron como se aguardaba. “Es tal y como si se hubiesen guiado por la ley del menor esfuerzo”, comentó a Cubanet un miembro del BNC bajo anonimato. “Todos consideramos que el Festival iba a ser insensatez, mas no lo fue, si bien el público cubano es muy leal y aplaude agradecido, con muchas ganas de admirar. Desgraciadamente, no marcaron una diferencia. Podían no haber venido y no pasaba nada”.

Otros estiman que el programa no fue bueno y que los estrenos mundiales pasaron sin penas ni glorias, a pesar de que resultaron fenomenales, entre el resto convidados, las actuaciones de María Kochetkova (Ballet Nacional de Noruega), Cory Stearns y Hee Seo (American Ballet Theater), entre otros muchos, y mostraron gran nivel el New York City Ballet, el American Ballet, el Dance Alive National Ballet y el Ballet Nacional de Noruega.

Y no solo es bastante difícil encontrar a alguien que concluya que este fue un buen FIBLH, sino la valoración extendida en el BNC es que resultó el peor organizado, con serias contrariedades en el transporte y el suministro de agua y alimentos, lo que causó quejas de los bailarines. Si bien desfalcos y “desvíos” ha habido siempre y en toda circunstancia, no es habitual que los bailarines sean perjudicados, especialmente cuando se ha tenido un año para organizar la logística del acontecimiento.

Además, se ha vuelto costumbre que, extraoficialmente, al final, se considere que cada FIBLH lleve el nombre del artista que más haya señalado. La vez pasada fue, por poner un ejemplo, “el Festival de Ginett Moncho”, y ahora pudiese haber sido el de Dani Hernández o bien Grettel Morejón. Mas no. Para muchos fue “el Festival del Cuerpo de Baile del BNC”, que de forma tradicional se muestra fenomenal, mas que ahora mereció más aplausos que los propios bailarines, sobre todo en Giselle.

En la clausura, se exhibió una pieza en tributo a la Alonso, con música de Frank Fernández, interpretación de Viengsay Valdés y también imágenes de la enorme bailarina, mas con extraños matices funerarios. Como es lógico que eso, más la ausencia total de la honrada, despertó el rumor de que la Alonso había fallecido, si bien no se anunciase aún, o bien de que cuando menos se hallaba muy grave.

Más todavía, su ausencia “por inconvenientes de salud” contrastaba con el hecho muy conocido de que la Prima Ballerina Assoluta, aun estando enfermísima, asiste siempre y en toda circunstancia a los actos esenciales y hasta ha viajado al extranjero para respaldar con su gran poder de convocatoria ciertas temporadas notables de la compañía.

A pesar de que no se notifica oficialmente, en el BNC se comenta que la Directiva se encuentra en una situación muy frágil, cuando está a puntito de cumplir 98 años. Para colmo, Pedro Simón, su esposo y miembro de la dirección de la compañía, asimismo de avanzada edad, ha estado enfermísimo. De forma que hay mucha desorientación en la corporación.

En la celebración de clausura del Festival, llamó mucho la atención la ausencia de ciertos miembros del Consejo de Dirección que nunca faltan, como Redento Morejón (director), Enrique Escalona (administrador) o bien Miguel Cabrera (historiador del BNC), e incluso de Viengsay Valdés.

Si hasta el momento se manejaban los nombres de la Valdés y de Carlos Acosta como primordiales posibles sustitutos de la Alonso al frente del BNC, ahora se agrega el de Aurora Bosch, una de las conocidas “Cuatro Joyas”, asimismo famosa como “la hija de Lenin” por su fundamentalismo ideológico y por pertenecer muy activamente al Partido Marxista. Mas la Bosch va a cumplir pronto 76 años.

Este Festival, en suma, ha servido primordialmente para marcar un instante muy confuso de lo que se considera “orgullo y también insignia cultural de la Revolución Cubana”. Con un presente tan turbio y un futuro tan indescifrable, lo único seguro el día de hoy para el BNC es su pasado.

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cuba

La estéril labor de Gladys Bejerano y compañía

Cualquier beneficio conseguido por la inspección clasificaría, para decirlo en buen cubano, como “pan para hoy y hambre para mañana”

Orlando Freire Santana

Viernes, 16 de noviembre, 2018 | 3:00 am

Published

on


Contraloría General de La República de Cuba. Fotografía Archivo

LA HABANA, Cuba.- A través de un ostentoso despliegue de recursos humanos se pretende quitar males consubstanciales a economías como la cubana.

Durante la más reciente asamblea del Consejo de Ministros, realizada poco antes que Miguel Díaz-Canel iniciara su vira por naciones de Europa y Asia, la contralora general de la República, Gladys Bejerano, tomó la palabra para referirse a la 13ra. Comprobación Nacional al Control Interno, que por estos días tiene sitio en 370 entidades estatales de toda la isla.

Un acontecimiento que transcurre en la mitad de un ostentoso despliegue de recursos humanos, puesto que participan dos mil 442 auditores, y mil 141 estudiantes universitarios, aparte de profesores y otros especialistas en materia económica.

Según la Contralora General, los objetivos de la Comprobación son examinar el control y empleo de los inventarios, la contratación, las cuentas pendientes por cobrar y abonar, el empleo del comburente y los pagos realizados a los trabajadores por cuenta propia.

Después de conocerse los ejes temáticos que van a ser examinados por la Contraloría y su tropa de apoyo, no sería arriesgado aseverar que cualquier beneficio logrado por la inspección clasificaría, para decirlo en buen cubano, como “pan para el día de hoy y apetito para mañana”.

Lo precedente dado a que los males que la Comprobación pretende quitar son consubstanciales a economías centralizadas como la cubana. Por ende, incluso si se atenúan provisionalmente, resurgirán mientras que no se alteren las relaciones de propiedad y la forma en que se desenvuelve la economía.

Se sabe, por servirnos de un ejemplo, que el exceso de inventario que se aprecia en la mayor parte de las entidades estatales -y que tanto preocupa a las autoridades-  obedece a 2 causas esenciales. En un primer término a que los empresarios adquieren insumos en demasía frente a la inseguridad que les provoca la probable escasez de semejantes insumos en el futuro. Por otro lado, persiste el hábito de generar de espaldas a las preferencias y necesidades de los potenciales usuarios, razón por la que los guardes de empresas y entidades se llenan de productos inútiles que absolutamente nadie desea.

Y en lo referente al hurto de comburentes y las cuentas pendientes por abonar y cobrar, se pone de manifiesto el nulo sentido de pertenencia de esos dueños sin semblantes de la propiedad social. A propósito, los referidos impagos en el sistema empresarial ponen en cuestión la tan cacareada autonomía de las compañías, uno de los pilares de la actualización del modelo económico. Pues, ¿con qué autonomía puede trabajar una compañía que no paga sus deudas, y no cobra por sus producciones, y no le queda más antídoto que depender de las migajas del Presupuesto Estatal?

Sin embargo, y a pesares  del “arduo” trabajo que semejan tener ante sí la señora Bejerano y compañía, anuncian que estudiarán asimismo un tema sobre el como, en buena lid, no debían interferir: los pagos que las entidades estatales han efectuado a los trabajadores por cuenta propia.

Se trata de transacciones que debían trascurrir en el marco de una relación oferta-demanda, en tanto que el cuentapropismo, como forma de administración no estatal, se anota en los espacios del mercado -aunque reducidos- que el propio oficialismo afirma reconocer. Según lo que parece, el importe que una entidad estatal pague por los recursos o bien servicios de un cuentapropista debe contar con la aprobación “de arriba”.

Sin dudas, una nueva sutileza en el empeño gubernativo de ir ahogando a los trabajadores por cuenta propia. En la citada asamblea del Consejo de Ministros se afirmó que va a aumentar el rigor de las multas a aquellos cuentapropistas que las autoridades consideren como evasores del fisco, y que además de esto se harían públicos los casos de evasión fiscal que contasen con sentencias firmes.

Continue Reading

América Latina

Cuba, la OMS y Menos médicos

Habrá que ver ahora qué actitud asumirán las víctimas directas de este drama, los miles de integrantes del destacamento médico en Brasil

René Gómez Manzano

Jueves, 15 de noviembre, 2018 | 3:20 pm

Published

on


Médicos cubanos en Brasil. Fotografía Internet

LA HABANA, Cuba.- Conocidos son los avatares del proyecto social surgido en Brasil, bajo el gobierno del Partido Trabalhista (PT), con el nombre de “Más médicos”. La idea —loable en sí misma— era brindar servicios de salud a los habitantes de las zonas menos en el centro del enorme país, particularmente sus distritos marginales, las inmensas selvas y otros rincones apartados. A ese proyecto se incorporaron abundantes facultativos extranjeros, mas fue la pequeña Cuba la que aportó —con mucho— el contingente más nutrido.

A diferencia de sus colegas de otros lares, la contratación de los galenos de la isla caribeña se efectuaba no directamente, sino más bien mediante una agencia perteneciente al régimen castrista. En el mejor estilo de aquellos usureros bautizados otrora como “garroteros”, era esa entidad la que cobraba los sueldos (miles y miles de dólares americanos mensuales), tomaba como gabela la una parte del león y entregaba el resto —un 25 por ciento , más o bien menos— a los graduados universitarios contratados: Un negocio redondo (para el castrismo, claro). Asimismo se les prohibió tener al lado de sí a sus familiares.

Pero he aquí que, para desgracia del creador del PT (el malversador alias Lula, que ahora paga sus latrocinios en una prisión de Curitiba), para su sucesora inmediata —e ideadora de “Más médicos”— Dilma Roussef, y para el aspirante a heredero de los dos expresidentes (el no menos corrupto Fernando Haddad), el pueblo brasileiro expresó en las urnas una clara preferencia por Jair Bolsonaro, el aspirante enfrentado a todos y a sus amigos (como Castro y Maduro en Cuba y Venezuela, por solo refererir los 2 ejemplos más connotados).

Con en comparación con mencionado programa social y a la participación en él de este país, el presente Presidente Escogido del gigante de Sudamérica expresó con toda claridad sus ideas: “Si los médicos cubanos van a continuar trabajando en el programa Mais Medicos, ha de ser con sueldo completo, con la posibilidad de llevar a sus familiares con ellos y convalidando su título a fin de que valga en Brasil”.

Aunque el declarante solo va a ser inquilino del Palacio de Planalto desde el próximo primero de enero, la reacción de los castristas no se ha hecho aguardar. En una declaración oficial emitida este miércoles 14, el Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP) expresó —entre otras cosas— lo siguiente: “El presidente elegido de Brasil, Jair Bolsonaro, con referencias directas, despreciativas y amenazantes a la presencia de nuestros médicos, ha declarado y reiterado que alterará términos y condiciones del Programa Más Médicos, con irrespeto a la Organización Panamericana de la Salud y a lo convenido por esta con Cuba”.

A la luz de las declaraciones hechas por el futuro Presidente brasileiro (y que este, como contestación a la Declaración del MINSAP, termina de aprobar en un tweet), debemos preguntarnos: ¿Exactamente en qué residen lo desdeñoso y amenazante! ¿En que los galenos perciban directamente el monto íntegro de lo que se paga por sus servicios? ¿En que no se vean limitados (por resolución de La Habana) a percibir la visita de sus familiares a lo largo de solo 3 meses? ¿O bien en la necesidad de convalidar sus títulos?

Aunque de estos marxistas cabe aguardar cualquier cosa, sería demasiado atrevo que se consideraran menospreciados y también intimidados por el pago directo y completo de los sueldos a los “misioneros”, o bien por la estancia al lado de estos de sus seres queridos. ¿Debemos suponer, puesto que, que su indignación obedece al requisito de la reválida? ¿Mas quizá la capacitad de admitir médicos que no han homologado sus títulos no es una capacitad interna privativa de las autoridades de cada país?

Mientras tanto, asimismo podemos destacar el papel vergonzoso desempeñado en esta mojiganga de las “misiones internacionalistas cubanas” por la OMS (OMS) y su subsidiaria para el Hemisferio Occidental (la OPS). Como ya vimos, el MINSAP de la Isla, en su Declaración, se da el lujo de mencionar (¡y sin mentir!), a esta última entidad internacional (la Organización Panamericana de la Salud).

Ello equivale a decir que esta es copartícipe del descuento (¿o bien mejor llamarlo desposeo?) que padecen esos hombres y mujeres que ciertos medios han descrito como “esclavos de batas blancas”. Y que misma es cómplice de la separación existente entre esos profesionales y sus familiares (la que forma una imposición desde el instante mismo en que ese distanciamiento obedece a un ucase dictado en La Habana).

El colmo del sarcasmo es que esas entidades, al transformarse en garantes del pacto en cuya virtud Cuba participa en “Más médicos”, dan por bueno la falta de conocimiento del Acuerdo número 87 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que prohíbe de modo terminante la existencia de mediadores en el cobro de los sueldos percibidos por los trabajadores. ¡Cuánta desvergüenza!

Habrá que ver ahora qué actitud aceptarán las víctimas directas de este drama. Me refiero a los miles y miles de miembros del destacamento médico en Brasil que, llevados por la pobreza extendida dominante en Cuba, admitieron ir a trabajar a rincones inhóspitos de ese gigante de Sudamérica por una paga inferior a la percibida por sus análogos de otros países, por un sueldo que muchos de estos últimos calificarían —y no sin razón— como de apetito.

¿Se pronunciarán contra el régimen, o bien van a inclinar la cerviz y proseguirán admitiendo, de forma obediente, las arbitrariedades del castrismo? La contestación la vamos a conocer dentro de poco. En el ínterin (y a contrapelo del nombre del programa), el enorme país del Sur va a quedar con menos médicos.

Continue Reading

Cuba

Combato Gatica: dos anécdotas

Cómo se puede cantar tan bien, como usted lo hizo durante 70 años

Carlos Alberto Montaner

Jueves, 15 de noviembre, 2018 | 12:15 pm

Published

on

Continue Reading

Tendencias