Jim Carrey y el socialismo - Titulares y Más
Connect with us

Cuba

Jim Carrey y el socialismo

El socialismo no solo odia las opiniones serias y honestas, sino también el humor

Ernesto Santana Zaldívar

Martes, 9 de octubre, 2018 | 5:00 pm

Published

on


Jim Carrey (AFP)

LA HABANA, Cuba.- Últimamente se han difundido ciertas noticias que pudiesen pasar por gracietas macabras. Una de ellas es la exhortación del insigne actor Jim Carrey a los demócratas de USA a fin de que afirmen sí al socialismo, en un programa televisivo al que fue convidado a causa de su regreso al planeta del espectáculo como protagonista de una nueva serie.

Refiriéndose a que los republicanos critican a Venezuela por un socialismo que provoca la escapada en masa de la población, Carrey evocó los años de niñez vividos en su natal Canadá, donde “el gobierno se hace cargo de resguardar a los ciudadanos”. Relacionar lo que el humorista llama “socialismo” canadiense con el sistema impuesto en Venezuela, suena a gracieta gruesa mezclada con ignorancia.

De inmediato, entre las reacciones que esa declaración despertó, el cronista Laureano Márquez le respondió a Carrey que a veces semeja que la incapacidad que tienen las estrellas de Hollywood para comprender sobre política es de manera directa proporcional a su talento”, y después le arguyó por qué razón justamente el socialismo es la primordial causa de la pavorosa crisis que atraviesa su país.

A su vez, la cronista y aspirante republicana al Congreso María Elvira Salazar respondió que ni el actor ni tampoco otros defensores del socialismo “tienen idea alguna de lo que están diciendo”, y también invitó a Jim Carrey y asimismo al miembro del Senado Bernie Sanders —que se proclama socialista— a que vayan a vivir “una semana en Cuba con una familia cubana, sin agua, sin electricidad en ocasiones a lo largo de todo el día, sin un carro, sin dólares estadounidenses y sin aire acondicionado”.

Precisamente de la convulsa Venezuela viene otra nueva que semeja una mofa sañuda y absurda. Después de que se hiciese viral en las redes sociales un vídeo en que un bombero, cuyo camión se encontraba sin motor, se trasladaba en mototaxi para sofocar un incendio en la Zona Industrial de Barquisimeto, sucedió lo más increíble.

En vez de reconocer el sentido del deber que probó el bombero, el directivo de Seguridad y Orden Público del estado ordenó encontrar al conductor del mototaxi para aplicarle la ley por “conducir con una sola mano, emplear un casco que infringe las regulaciones, emplear un teléfono celular a lo largo de la conducción y transportar a un pasajero sin casco de protección”, entre otras muchas violaciones.

Curiosamente, una auténtica gracieta de 2 bomberos había ocurrido días ya antes en Mérida y había resultado poco simpática para el altisonante autócrata chavista y su pandilla. El cabo segundo Ricardo Antonio Prieto y el sargento segundo Carlos Julio Varón habían grabado un vídeo, en seguida viral, donde paseaban a un burro por la estación de bomberos.

El chiste estaba en que el asno era tratado como un “presidente Maduro” efectuando una inspección en el sitio. En un instante, el animal se detiene a comer yerba en un patio y el bombero que relata en el vídeo comenta, riendo: “Como pueden ver, mismo está comprobando la yerba, lo único bueno que tenemos aquí”.

Por esa dramatización del apodo “Maburro”, el cabo Prieto y el sargento Varón fueron presos y se encuentran aguardando juicio acusados del delito de “incitación al odio”, que puede costarles 20 años de cárcel. De nada sirve que los abogados expliquen que sus protegidos grabaron el vídeo de broma, no para incitar al odio. Para la gente, más que un chiste, es una queja por las pésimas condiciones en que trabajan los bomberos.

Graciosamente, no obstante, Carlos Márquez, el juez que imputa a Prieto y a Varón, se define en las redes sociales como socialista, diserta sobre la construcción del comunismo, alaba al Comandante Eterno Hugo Chávez y se complace de militar en el Partido Socialista Unido de Venezuela, todo lo que viola la Constitución Nacional, el Código de Moral del Juez y los principios internacionales sobre la independencia judicial.

Como los socialistas del siglo veintiuno no se andan con chiquitas, encima de todo eso, el juez Márquez hace apología de la violencia en sus redes sociales y se toma fotografías con armas y en frente de una sede de los siniestros “colectivos” motorizados. Ya en 2017, el juez se había dado a conocer por condenar sin pruebas a unos 200 ciudadanos, jóvenes y profesores universitarios, a lo largo de las quejas contra el régimen de Maduro.

Si tanto le complace el socialismo, Jim Carrey debiese enterarse de que en Cuba no hay un gobierno que “se encargue de resguardar a los ciudadanos”. En verdad, los ciudadanos sufren un gobierno que jamás han escogido y que, para colmo, tal y como si de una gracieta delincuente se tratase, les impone un “socialismo irrevocable”.

Y hablando de gracietas, el cómico debiese saber asimismo que el socialismo no solo detesta las creencias serias y sinceras, sino más bien asimismo el humor, que es más tolerado que apoyado, por el hecho de que no resulta un arma muy eficaz para supervisar y aterrar a los ciudadanos, que son el auténtico contrincante al que temen los regímenes socialistas.

Además, ese género de régimen sirve de genial materia prima para el humor y, por esta razón, en el socialismo estalinista, los rechistes podían ser considerados una “actividad antisoviética” castigable con 5 años en un campo de trabajo. Unas 100 mil personas fueron condenadas por hacer rechistes en los años más oscuros de aquel socialismo.

Y ahora semeja que el socialismo del siglo veintiuno, además de castigar ciertas chanzas, se encarga de embromar judicialmente a las personas con acusaciones como “incitación al odio” o bien “terrorismo” (la guasa sanguinolenta que ha devenido incriminación preferida del orteguismo en Nicaragua).

Ojalá la exhortación ideológica de Jim Carrey sea solo una jocosidad ingenua y el humorista no deba padecer el socialismo y, en consecuencia, deba obligarse a cambiar de parecer, de país o bien de profesión.

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cuba

el panel “¿Presos por qué razón?” fue un éxito

Un evento celebrado en el marco de la ONU invita a solidarizarse con los presos políticos cubanos en aras de lograr su liberación

René Gómez Manzano

Miércoles, 17 de octubre, 2018 | 8:21 am

Published

on


LA HABANA, Cuba.- En la tarde de este martes, merced a la gentileza de la Embajada de U.S.A. en La Habana, múltiples activistas prodemocráticos y cronistas independientes cubanos pudimos oír en vivo las intervenciones que tuvieron sitio en el Panel “¿Presos por qué razón?”, festejado en los marcos de la Organización de la Naciones Unidas (y más particularmente de su Consejo Económico y Social), en solidaridad con los cautivos políticos de la Isla.

Es menester que me exprese en esos términos, en tanto que, como se sabe (y a raíz de las reglas establecidas por el gobierno castrista), los cubanos de a pie no tenemos conexión a internet. En consecuencia, se hace precisa la solidaridad de sedes diplomáticas extranjeras (en un caso así, la estadounidense) a fin de que por salvedad podamos ver y escuchar en vivo el desarrollo de un acontecimiento de ese tipo.

El panel tuvo lugar a las pocas horas de ser puesto en libertad, tras prácticamente un par de meses de huelga de apetito, el preso de conciencia y líder de la aguerrida UNPACU (Unión Patriótica de Cuba) Tomás Núñez Magdariaga. Como puso de manifiesto en su intervención el miembro del Grupo de los 75 Alejandro González Raga, la excarcelación del convocado compatriota es “el primer éxito de esta campaña”. Ella —pues— ha empezado con buen pie.

El acontecimiento puso de manifiesto de nuevo el papel de los U.S.A. como el enorme aliado del pueblo cubano en la lucha pacífica que este libra por el restablecimiento de su libertad, la democracia y el estado de derecho. Se trata de una conducta que merece reconocimiento y gratitud, como lo expresaron, con sus honestos aplausos, los congregados en la Embajada De Norteamérica.

El panel fue de mucho lujo. Y esto, pese a la chusmería vocinglera de los representantes castristas que el régimen cubano mandó al acto. Los colorados expresaron su oposición, mas no con sus refutaciones a los razonamientos de los panelistas o bien a través de comentarios desfavorables a los planteamientos de ellos, sino más bien con chillidos y golpes en las mesas.

La embajadora estadounidense Kelley Y también. Currie, en sus palabras propedéuticas, mencionó reiteradamente a esa conducta incivil de los oficialistas de la Isla: Lo hizo cuando expresó que quienes solicitaban libertad para Cuba, lo hacían “incluso para los que están presentes en esta sala”. Asimismo cuando, tras condenar los vergonzosos “actos de repudio” que organiza y comete el castrismo contra quienes se le encaran, comentó que, según lo que parece, lo que sucedía en el salón de asambleas era uno más de esos actos.

La diplomática de Norteamérica fue seguida por el señor Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA). Como se sabe, , a lo largo de meses, ha tenido una actuación decidida y plausible frente a los desmanes que comete el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela. Mas esta vez mentó asimismo no solo a Cuba (cosa lógica, puesto que la isla caribeña formaba el tema directo de las intervenciones), sino más bien asimismo a Nicaragua.

El ilustre uruguayo prosigue —pues— con su inclaudicable crítica a los presentes regímenes dictatoriales del hemisferio. A este respecto (y centrándose de nuevo en la Gran Antilla y sus cautivos de conciencia), afirmó Almagro: “La comunidad internacional no puede despreocuparse de esta situación”. A ello añadió que los países del planeta deben demandar la liberación de esos presos políticos.

El ya mentado Alejandro González Raga se refirió al caso del anciano Armando Insípida Fortuny, encerrado desde hace decenios. Se sabe que este, en contraste a la generalidad de los cubanos presos por razones políticas, efectuó actos violentos. En ese contexto, el orador invocó el sagrado derecho a la rebelión en frente de la tiranía. Aseveró asimismo que el caso de Insípida Fortuny, sin embargo, las peculiaridades de su actuar, “no ya es un tema político; ni tan siquiera jurídico”. Se trata, aseguró, de “una cuestión de humanidad”.

Miriam Cardet Concepción, hermana del doctor Eduardo, de exactamente los mismos apellidos, solo pudo participar a través de una cinta de vídeo. Fue una muestra más de la arbitrariedad del régimen, que se atribuye el derecho de permitir o bien no los viajes de sus súbditos al extranjero, y que, en el caso de esa parienta del simbólico preso de conciencia, le prohibió salir de Cuba. Era de esa forma que los castristas pretendían impedirle tomar partido en el panel. Sin embargo, compartió las experiencias que ha tenido su familia con respecto a los atropellos perpetrados por el régimen contra los hombres y mujeres que sostiene de manera injustificada en la prisión.

Por supuesto que la duración del panel —alrededor de una hora— no dejaba ahondar en la situación de los presos políticos cubanos ni mentarlos a todos . Sí fueron tenidos presentes los más simbólicos, como los citados y las dignas damas de blanco, múltiples de las que se hallan presas por desfilar con flores y en silencio, tras ir a misa para orar por la libertad de los cautivos de opinión.

Considero que lo más esencial de este acontecimiento es la ratificación de la decidida postura de los U.S.A. en favor de la democratización de la Isla. De nuevo se hizo manifiesto que los cubanos podemos contar con el enorme país del Norte en nuestra lucha por la libertad de la Patria. Ojalá la digna postura de Norteamérica reciba el respaldo de otras naciones y que, del mismo modo que sucedió con Tomás Núñez Magdariaga, otros presos políticos recuperen su libertad.

Continue Reading

Cuba

Las justificaciones de la vagancia

La indolencia, uno de los males que carcomen al socialismo cubano, está presente en casi todas las instituciones, mientras la población sufre estos desmanes

Gladys Linares

Miércoles, 17 de octubre, 2018 | 3:00 am

Published

on


LA HABANA, Cuba.- La vagancia es uno de los grandes males que carcomen al llamado sistema socialista cubano y está presente en prácticamente todas las instituciones estatales, donde la practican con impudicia empleados y directivos a diferentes niveles, mientras que la población desilusionada padece estos desmanes una y otra vez. Ciertos pocos ciudadanos asisten a la prensa con la esperanza de hallar una solución a su inconveniente, alentados asimismo por la idea de que se conozca la desgracia y la dejadez gubernativo que aguanta el pueblo, si bien en tantas ocasiones la demanda no pase de ahí.

Toda esta vagancia es aprovechada por abusadores y ventajistas sin escrúpulos que se ensañan con los desvalidos. Por estos días una anciana famosa me hizo saber su situación, si bien me solicitó que no revelase su nombre. Me explicó que un lateral de su casa da en el fondo de un edificio de pocos pisos. Un día, el vecino que vivía en la planta alta demolió el tanque que le proveía el agua a todos y cada uno de los pisos, de esta forma, cada inquilino debió instalar su tanque, salvo una vecina que afirmó no tener recursos, por esta razón el día que tocaba el agua le pasaban una manguera. Hasta el momento en que a esa vecina le dio por meter en su casa a una pareja de marginales que decidió solucionar la situación “de a Pepe”.

Tanque sobre vigas metálicas. Fotografía del autor

Contra su voluntad, asevera la señora que me contó su historia, le pasaron la cañería por su patio y también instalaron un tanque metálico (pues los vecinos no los dejaron instalar uno en la azotea). Como los hombres implicados la conminaban y vive sola, llamó a la Policía con la esperanza de percibir protección. No obstante, los oficiales, que llegaron antes que los antisociales terminaran de hacer la instalación, se limitaron a decirle que eso era un inconveniente de Residencia. La señora llevó cartas a la Dirección Municipal de Residencia, Edificios Múltiples, Aguas de La Habana, mas no se las quisieron percibir. Entonces hizo la demanda en la PNR. Después, tras meses acudiendo a la Fiscalía para pesquisar sobre el estado de su caso, supo por casualidad que había sido gestionado y devuelto a la Policía, mas no ha sido notificada de la conclusión, lo que, conforme la recepcionista, era deber de la PNR.

La desidia presente en las instituciones que prestan servicio a la población –un inconveniente extendido en todo el país– es la grieta aprovechada asimismo habitualmente por funcionarios buitres, que niegan, paralizan o bien postergan su pertinente administración con la pretensión de sacar alguna tajada de aquellos que parezcan tener poder adquisitivo, quienes no rara vez acceden al soborno como única vía de realizar el trámite en un tiempo razonable. Otros, frente a los abusos, los atropellos y la indefensión, procuran ayuda en los directivos, mas habitualmente estos, lejos de dar soluciones, se amparan en patrañas, rehúyen sus responsabilidades y apañan a sus subordinados.

Por solo refererir un caso de los que salen diariamente en la prensa: el 16 de diciembre de 2017 en la sección Acuse de Recibo (Juventud Rebelde) aparece la señora María de la Candelaria Rivero Romero, una pinareña que comenzó los trámites para conseguir certificación de numeración y de edificación como límites y lindantes de la casa de su propiedad heredada de sus progenitores.

Después de ir múltiples veces a la Dirección Municipal de Planificación Física  (DMPF) de Consolación del Sur se presentaron en su casa la jurídica de esta entidad y 2 técnicas, y desde ese instante empezaron una serie de arbitrariedades, incoherencias y patrañas por la parte de funcionarios de Residencia.

En otro parágrafo del artículo, afirma, denunció el hecho frente a la Oficina de Atención a la Población del Consejo de Administración Municipal (CAM) –se refiere al Poder Popular– y la Dirección Provincial de Planificación Física (DPPF), mas no recibió contestación. El cinco de agosto se dirigió al Partido Municipal y por tercera vez al CAM, con exactamente el mismo resultado.

Por desgracia, no pocos se van a sentir identificados con esta historia, puesto que la sostenida vagancia, así sea de las administraciones políticas o bien de las instituciones que prestan servicios a la población, se ha transformado en una de las manifestaciones más extendidas de la pérdida de valores de los que dirigen la economía y la política en este país.

Continue Reading

Cuba

Ataques en La Habana: entre el suspense y la ciencia ficción

La situación apunta a un refuerzo del enigma a lo Alfred Hitchcock combinado con los misterios extra planetarios recreados por George Lucas en Star Wars

Jorge Olivera Castillo

Martes, 16 de octubre, 2018 | 9:00 pm

Published

on


Embajada de Estados Unidos en La Habana (fotografía de Internet)

LA HABANA, Cuba.- Como dicta el los pies en el suelo, no hay efecto sin causa, no obstante, el origen de la múltiple afectación neurológica sufrida hace 2 años por diplomáticos canadienses y norteamericanos, en La Habana, todavía prosigue envuelto en un mantón de sombras

Y es que el cruce de teorías sobre el accidente, elaboradas por reputados centros de investigación de los respectivos países, no termina de cuajar. Son no más que hipótesis que, lejos de aclarar el inconveniente, contribuyen a ampliar el margen de las suposiciones y las interrogantes.

Nadie se atribuye la autoría de lo que supone un ataque, para ciertos sónico, para otros con microondas. La verdad es que no existe información plausible sobre las peculiaridades del arma con la que se cometió la agresión.

En fin, que salvo los detalles de las enfermedades que afectan a los funcionarios, la situación apunta a un refuerzo del misterio a lo Alfred Hitchcock combinado esta vez con los misterios extra planetarios recreados por George Lucas en Star Wars.

No se trata de ironizar gratis sobre un tema tan complejo y donde se documentan secuelas para un conjunto de personas que cumplían con sus funciones en Cuba, sino resulta incomprensible que se haya tardado tanto tiempo en descubrir a los culpables o bien el género de instrumento empleado, pese al significativo gasto de recursos financieros y tecnológicos.

Si verdaderamente la implicación del gobierno cubano está descartada, conforme confirman una y otra vez sus voceros, entonces, ¿qué ocurrió?, ¿hay otro país que empleo el territorio nacional como plataforma para rememorar los aires de la guerra fría?, ¿fue una conspiración ejecutada con la idea de desgastar las fuerzas que apuestan por el acercamiento de las dos naciones, esencialmente desde USA?

Conjeturas aparte, la realidad es que no se atisban soluciones en un corto plazo.

Un colega, hace algunos días, me comunicaba su percepción de que el esclarecimiento del acontencimiento llegaría en un futuro lejano cuando se desclasificasen los ficheros.

Para justificar su tesis, aducía que la sofisticación del ataque, claramente con un artefacto no usual, impedía una evaluación, con pelos y señales, de lo que pasmosamente no derivó en el cierre de embajadas y en el caso estadounidense de un reforzamiento del embargo, alén de la frecuente oratoria.

En vistas de la prolongación del impase y atentos a nuevas rondas de creencias vacilantes de políticos, médicos y también estudiosos, es obvio meditar que las fuerzas que apuestan por sostener en alto el nivel de conflictividad tanto en Washington como en La Habana, han sacado un tramo de ventaja.

Con tal escollo y con un presidente republicano que ha subido el límite de la beligerancia, si bien jamás como lo prometió en campaña o bien lo expresa periódicamente en las tribunas, las relaciones a 2 bandas seguirán bajo el mínimo por un buen tiempo.

No van a faltar los reclamos y los deseos de radicalización a raíz de la ignominia, mas ni meditar en, por poner un ejemplo, la implementación del controversial capítulo tres de la Helms-Burton o bien en la improbabilísima orden de poner en frente de las costas de la Isla los navíos de la séptima flota.

Los chanchullos de la política acostumbran a ser tan enigmáticos como los hechos ocurridos en la zona residencial donde se hallan las casas donde vivían los diplomáticos perjudicados.

Basta pegar una ojeada por la historia para entender que los intereses pesan más que los resultados como los acaecidos en la capital cubana en los que, afortunadamente, no hubo muertes.

Como se ha visto, el gobierno canadiense ha tomado las cosas con aplomo y sin asomos de atizar una escalada.

Trump, por su lado, ha mantenido cierto nivel de imparcialidad en comparación con sus habituadas posturas incendiarias.

¿Va a estar operativa alguna variación de la diplomacia enmascarada para mitigar los pormenores de una crisis que apunta a no ser la última en el largo y extenuante diferendo?

No es descartable la autenticidad de ese escenario. Al fin y al cabo, en mayor o bien en menor medida, todas y cada una de las administraciones estadounidenses, desde Eisenhower hasta Obama, han empleado estos mecanismos para tratar temas culminantes surgidos al calor de la confrontación.

Es oportuno rememorar que el magnate neoyorkino es solo una pieza en un gran engranaje, y sin miedo a equivocaciones, no es la más esencial.

La última palabra la tiene el establishment.

Continue Reading

Tendencias