Artistas cubanos reaccionan a la repentina muerte del actor Yamil Jaled - Titulares y Más
Connect with us

Cuba

Artistas cubanos reaccionan a la repentina muerte del actor Yamil Jaled

En 2008 salió de Cuba con destino a Estados Unidos y desde entonces residía en la ciudad de Miami

CubaNet

Miércoles, 7 de noviembre, 2018 | 1:57 pm

Published

on


Yamil Jaled Hernández

MIAMI, USA.- El joven actor cubano Yamil Jaled Hernández murió este martes en el Centro de salud General Palmetto de Hialeah como consecuencia de una parada cardiorrespiratoria, notificaron múltiples allegados del artista.

Jaled, de 41 años, se graduó en la especialidad de actuación en el Instituto Superior de Arte (ISA) en el año 1997, y en el año 2008 salió de Cuba con destino a USA para reunirse con su exmujer, la cubanoamericana Maité Elizalde, con quien tuvo una hija llamada Vitoria. Desde ese momento radicaba en Miami.

Sus primeros pasos de cara al público empezaron al integrar el conjunto de teatro Rita Montaner, donde se sostuvo hasta el momento en que dio el enorme salto a la TV de la isla, y su semblante empezó a resaltar en múltiples series dramatizadas como Tras la huella, Un hombre de San Leopoldo o bien Violetas para mamá, y en producciones de cine.

Uno de sus trabajos más esenciales fue el teleteatro Réquiem por Yarini donde protagonizó la figura del renombrado chulo Alberto Yarini Ponce de León.

Varios artistas cubanos establecidos fuera de la Isla han reaccionado en redes sociales a la muerte repentina del actor.

Cuba

Referendo Constitucional: ¡No, no y nooo¡

En Cuba, la banda armada, la firma, o como se le quiera llamar, sabe que al final será derrotada porque fracasó en todos los órdenes

Luis Tornés Aguililla

Viernes, 18 de enero, 2019 | 12:34 pm

Published

on


Los cubanos se preparan para el Referendo Constitucional el próximo 24 de ferbrero. Foto Archivo

FORT WORTH, Estados Unidos.- En el fondo, lo de Cuba habrá sido una extravío intelectual. Lo digo pensando en mis largas conversaciones en Berlín con amigos alemanes que vivieron 40 años de amargura en la para siempre difunta República Democrática Alemana (R.D.A). Ellos pasaron aquellas cuatro décadas haciéndose la única pregunta que entonces les parecía racional: “¿Cómo es posible que soportemos tanta humillación?”. Cuando cayó el Tapia, cayó igualmente la careta odiosa de los liberticidas, adyacente a la careta patética de los que se acomodaron, unos más y otros menos, para sobrevivir en aquel abismo inquisitorial. Aquello se desmerengó en un periquete.

En Cuba, la bandada armada, la firma, o como se le quiera golpear, sabe que al final será derrotada porque fracasó en todos los órdenes, y porque la propia dialéctica de cualquier poder integral lo desliza en torno a el precipicio por su propio peso.

Los cubanos deben usar el referéndum que organiza el régimen en febrero para mandar un mensaje claro, aunque ya sepamos que la trampa está atada y acertadamente atada y que “la enardecida mayoría del pueblo revolucionario votará Sí”.

Un No masivo será una señal robusto en dirección de los alabarderos aterrados que, en el interior del mismo sistema castrista, entienden que el país se hunde, a manos de un limitado orden de individuos que pretenden no rendir cuentas delante esa historia que los absorberá y olvidará en una mezcla de odio y espanto.

Nos consta, siempre pasa así, que prácticamente todos los destinos personales de los pontífices vitrificados, en los países del pedrusco soviético, desaparecieron del mundo sin armas ni pertrechos y, si hubo excepciones, fueron las de los que pudieron entregar poco al enemigo.

Cubano, vota ¡NO! en el referéndum de febrero.

Continue Reading

Cuba

Si Trump reconociera a Guaidó

Sería un paso clave para ponerle fin a la dictadura de Nicolás Maduro

Carlos Alberto Montaner

Viernes, 18 de enero, 2019 | 11:50 am

Published

on


Si Trump reconociera a Guaidó

Continue Reading

Cuba

Internet:¿Una vía para alcanzar la democracia en Cuba?

La transigencia de Internet en Cuba constituye un paso de avance en función de crear paradigmas contrapuestos a la ideología del poder totalitario

Jorge Olivera Castillo

Viernes, 18 de enero, 2019 | 3:00 am

Published

on


Cubanos conectados a Internet en La Habana (Foto www.sinreservas.mx)

LA HABANA, Cuba. – Ciertamente, la graduado, limitada y tardía transigencia a Internet en Cuba constituye un paso de avance en función de crear nuevos paradigmas contrapuestos a la ideología del poder totalitario. Sin requisa, tal posibilidad no prescribe la certeza de una toma de conciencia generalizada que transforme los deseos en acciones, en particular el hecho de sumar esfuerzos por impulsar cambios socioeconómicos y políticos.

Frente a las oportunidades de horadar los muros del monopolio informativo del Estado, hay que tener en cuenta los niveles de impunidad de las fuerzas represivas y la mentalidad escapista que predomina en todos los estratos sociales.

Internet es una aparejo multiuso que no solo facilita la ampliación del universo intelectual e informativo, sino incluso funciona como un medio para escrutar en los territorios de la banalidad y la sensualidad, entre otras plataformas donde debilitar el descontento provocado por el racionamiento, la inflación, los salarios de servidumbre y toda la vestigio de problemas existenciales que afectan a la mayoría de los cubanos.

Compensar el descontento a través de intercambios de mensajes personales en Facebook, con amigos y familiares -incluida la petición de recarga telefónica y monises para hacerle frente a alguna de las emergencias materiales- constituye una actos habitual por personas de todas las edades que generalmente critican al gobierno a media voz, cuidándose de una probable delación o de la ira de algún fanático.

Maximizar el rendimiento del espacio potencial debería ser un objetivo prioritario de las agrupaciones que se mantienen en la vanguardia de la lucha por la instauración de un Estado de Derecho.

Se prostitución de un nuevo verbo comunicacional, que las autoridades han tenido que aceptar a regañadientes. A todas luces, han perdido la hegemonía absoluta en el ámbito informativo, pero no existen indicios de que vayan a gestarse revoluciones, a corto y mediano plazo, al estilo de las que ocurrieron en varios países árabes entre el 2010 y 2013.

Aquella serie de revueltas populares, iniciadas en Túnez con la inmolación pública del tendero ambulante Mohamed Bouazizi a raíz del despojo de su mercancía por la policía y la posterior difusión del suceso -protestas incluidas- por las redes sociales, tuvo sus orígenes en un conjunto de factores históricos, culturales, geopolíticos y sociológicos y no por la mera utilización de la red de redes.

Vaticinar un evento similar en Cuba, no propiamente motivado por coche incineración como la protagonizada por el comerciante tunecino, como lo han expresado algunas personas adentro y fuera de la Isla, habría que tomarlo con suspicacia.

Insularidad, centralismo crematístico, control político e ideológico, impunidad de los órganos represivos y depreciación penetración de internet, son utensilios claves para dudar de un desenlace de tal naturaleza en un futuro cercano.

Meter a algún en la gayola por cualquier motivo, despojarlo del servicio telefónico por el uso indebido o someterlo a un acto de repudio por actos lesivos al orden impuesto por la camarilla castrense, son parte de la extensa registro de los escarmientos que tiene a disposición la policía política.

Aunque una parte sustancial de los cubanos acepta la grotesca infalibilidad del discurso oficial, que preconiza la perpetuación de la dictadura, los cambios llegarán de algún modo, aunque quizás no mediante un repentino rebelión popular, ni un cruento moretón de estado.

En la misma fuerza de las probabilidades en la implementación de un proceso aperturista, más integral, habría que situar las capacidades de amoldamiento de la élite verde olivo y su incesante búsqueda de legalización en la arena internacional, hasta ahora con balances favorables.

La amenaza de que se instituya un autoritarismo light crecen al ganancia del paulatino incremento de las posibilidades de navegar en el ciberespacio, lo cual indica que la red potencial pudiera ser, en cierto modo, beneficiosa para vigorizar esa sensación de permiso que termine alienando el restablecimiento de una democracia.

En cualquier caso, el ciberespacio no es el dispositivo de emancipación social y política por excelencia. Como se ha conocido, los terroristas incluso sacan provecho de estos adelantos tecnológicos. Con el paso del tiempo, veremos si se convierte en un útil para que Cuba deje de ser el país gobernado por una casta de burócratas y militares que han arruinado la vida de cuatro generaciones.

Continue Reading

Tendencias